lunes, 22 de octubre de 2018

Ampliar parrilla de moto, Llevar mochila en moto, Aumentar capacidad de carga de moto,


Amig@s:   ¿Alguna vez, por casualidad, habéis recogido al niño del instituto en la moto, habéis puesto su mochila REPLETA de libros en la parrilla trasera y habéis descubierto al rato que la mochila ha decidido viajar por su cuenta?

Esto, que parece un mal chiste y, desde luego, una forma inusual de empezar el post, me pasó ayer. 

Como sabiamente dice el refranero popular “de tanto llevar el cántaro a la fuente, acaba por romperse”. 
En este caso, se me cayó la mochila sin que me diese cuenta y cuando regresé a recuperarla ya no estaba. 

Por suerte –esta vez- La cogió alguien que la llevó al día siguiente al instituto de mi hijo (muchísimas gracias, por cierto). Pero es la primera y la última vez que me pasa.
En realidad la parrilla trasera de mi moto es bastante segura y fiable. He llevado ahí cosas increíbles: un armario de PVc, una carretilla industrial… Pero la mochila es más pesada de lo que parece y sólo podía sujetarla por la parte inferior. Al ser un recorrido corto, no creía necesario sujetarla mejor y le ponía un par de pulpos… hasta que se cayó.

Voy a darle una solución rápida y sencilla para que no vuelva a suceder.
Usaré un viejo trolley o carrito porta mochilas adaptándolo a la moto. También usaré cinta aislante negra, cordel resistente, un par de multiherramientas Leatherman (o cuchilla, destornillador, lima, alicates...), Martillo de puntas de Nylon, y el taladro con brocas para metal.

Mi idea inicial era conservar las ruedas y hasta la base del trolley. De modo que fuera doblemente funcional al poder usarlo como carrito al retirarlo de la moto. Pero estorbaba mucho. Así que empecé por retirar las ruedas.
Si nos fijamos, las ruedas están sujetas al eje por una especie de arandela Grower que queda encajada en el eje.
Con el destornillador plano de mi Leatherman Rev, saco un poco el eje (en realidad, basta empujarlo con la mano, pero el destornillador ayuda a mantenerlo en esa posición). Y mientras, vamos atacando la arandela con los finos y poderosos alicates de la Leatherman Surge
No se resiste y sale en segundos.
Quitando una arandela, ya sale el eje y podemos plantear en la moto el soporte. 

Pero el plástico inferior estorba mucho, quita mucha visibilidad a la luz trasera (no olvidemos que la luz es un dispositivo de seguridad y que es obligatorio que quede bien visible). 
Así que voy a retirar también el plástico inferior. Basta dar unos golpecitos con un martillo –En mi caso, de puntas de Nylon- 
y sale enseguida, ya que era el eje el que unía el plástico de la base a las barras.
 
Ahora vemos que va bien, pero está el problema de cómo fijarlo. 
Voy a colocar de nuevo el eje de las ruedas pero sin éstas. De este modo, el eje queda paralelo al travesaño de la parrilla y se puede atar fácilmente a él.

Bastaría atarlo a dicho travesaño y a los hierros del respaldo para que el trabajo estuviese concluido. Pero me gustaría que el soporte quedase un poco más bajo (a fin de cuentas se puede abrir el sistema teléscópico para que tenga mayor altura) y también quiero proteger los cromados de la parrilla. 
 
Para lo segundo, basta poner un poco de cinta aislante en las zonas donde el hierro roce los cromados. 
 
Para lo primero, voy a hacer que el eje quede más arriba. Así bajará la altura del conjunto. 
Compruebo introduciendo una varilla por la parte inferior del tubo y bajando a tope la varilla interna, que tengo sitio de sobra para taladrar el tubo exterior sin afectar al cierre del interior y taladro los orificios usando brocas cada vez más gruesas hasta llegar a la del diámetro del eje.
Una sorpresa: al bajar la altura del soporte, la parte de plástico que une las dos barras principales queda bajo la altura del respaldo. Sin problema: marco con un rotulador el contorno del respaldo... 
y recorto el plástico rápidamente con la cuchilla de mi Surge. Ojo… como siempre os digo: muchísimo cuidado. Se os puede resbalar o escapar. No tengáis una mano delante del filo. 
 
Queda tan bien, que ni voy a limar los bordes.
 
Sólo queda colocar este dispositivo en su lugar y atarlo con firmeza. 

He usado un par de cuerdas de las de cordones de zapatos. Vamos, lo primero que pillé a mano... Más adelante, quiero diseñar un sistema más rápido y más seguro… Pero os aseguro que caerse, no se cae. No obstante, hay que vigilarlo para observar si se han destensado las cuerdas y nudos. Lo ideal sería una fijación con tornillos y tuercas. Si no se os dan bien los nudos, os recomiendo que uséis bridas de plástico. También es de quita y pon (ya os mostré cómo se podían abrir fácilmente), y hasta os quedará más estético.
 
De momento, así ha quedado increíblemente firme y lo dejaré así mientras pienso en otra fijación.

La inauguración de este suplemento ha sido todo un éxito, pues hoy mi hijo traía la mochila que ayer se cayó, y la que se ha llevado hoy. 
La moto va mucho más estable incluso y hasta se podrían añadir más bultos, pues el asa se puede extender más aún.

En un ratito hemos logrado mayor seguridad y tranquilidad.

.