viernes, 11 de enero de 2019

Reparar enchufe, Skirt ES4


Skirt ES4. Mi nueva Leatherman.

Amigos: os voy a presentar mi nueva multiherramienta Leatherman. En este caso es la Skirt ES4.

Sin duda os resultará familiar, ya que es la hermana de la Skirt ps4, que siempre llevo encima y de que tantas dificultades me ha sacado, pese a su tamaño diminuto.

En este caso, la Skirt ES4 está diseñada para trabajos de electricidad y electrónica, ya que ha sustituido el clásico alicate por uno especialmente diseñado para pelar y cortar cables, dotado con una punta mucho más fina y delicada.

Por lo demás, es idéntica a la Ps4 y tiene las mismas funciones: cuchilla, doble lima, destornillador plano y de estrella, tijeras y abrebotellas.

En este caso, no me he podido resistir a probarla. 
Tenía justamente la clavija de mi soldador estropeada porque se había partido uno de los cables eléctricos a ras del borne de conexión de la clavija de enchufe. 

Vamos a repararlo rápidamente.



Con el destornillador, no tengo problema para retirar el tornillo de cierre de la clavija. Asimismo, también puedo aflojar con ella los tornillos de los bornes que sujetan los cables y el del prisionero que fija la funda a la carcasa de la clavija.

Ahora tenemos un problema: los hilos de cobre del cable partido, han quedado dentro del borne. 
No hay problema, con los finos alicates podemos coger estos cables y salen fácilmente.

Seguidamente, retiramos un trozo de la funda del cable usando el pelacables del alicate… 

Y sólo nos queda retorcer los pelos, meterlos en el borne, apretar los tornillos y cerrar. 

Un trabajo que hemos podido realizar perfectamente con esta diminuta herramienta... Una gozada.

viernes, 4 de enero de 2019

Tapizado de asiento de moto, tapizar sillín moto, restaurar asiento moto,


Tapizar asiento de moto.

Amig@s: Hace tiempo que tenía ganas de tapizar un asiento de moto que compré muy barato para restaurarlo. Por fin ha llegado el momento de hacerlo y de comentaros cómo lo he hecho. 

Es increíblemente sencillo, aunque la cosa no está exenta de sus problemas. 

Paso a explicar cómo lo he hecho. 
No tengo muchas fotos, porque me he entusiasmado en la tarea y no pensaba tampoco que fuese a quedar demasiado bien. 
Habrá métodos mejores, más profesionales o trucos para facilitar el trabajo o mejorar el resultado... Pero como me ha ido bien así, os lo comento por si os sirve. 

Trataré de explicarlo lo mejor posible y añadiré el vídeo que tomé cómo referencia.
El proceso ha sido rápido, sencillo y económico. Espero lo entendáis entre el vídeo y mis explicaciones. De lo contrario, usad la sección de comentarios donde con gusto resolveré vuestras dudas.

En una tienda de telas, se puede conseguir vinilo negro (a ser posible con la parte trasera oscura).
y tampoco es complicado hacerse con un trozo de goma espuma fina de poca densidad. La que he usado es de unos 10mm de grosor.
También necesitaremos pegamento, 
herramienta para sacar las grapas, alicate, 
grapadora y grapas.

Comencemos:

para retirar las grapas del asiento, he usado una palanca en miniatura que venía en un set de destornilladores. 
Es perfecta para clavarla en el centro de la grapa, levantarla, y si se queda un lado clavado, es muy sencillo girarla con la grapa metida en la ranura enrollarla sobre ella, como si fuese la tapa de una lata de anchoas. No sé si habrá herramientas mejores o más específicas... Pero esto me ha venido genial. Si no tenéis algo mejor... Siempre podéis usar un destornillador plano y alicates.


En unos minutos, está la funda vieja quitada. Vemos que la funda está, no sólo rajada por fuera, sino deshecha por debajo.

Para eliminar algunas rajas que presentaba la goma espuma original, he recortado unos trozos de goma espuma nueva y los he pegado dentro de las grietas, cortando el sobrante al secar el pegamento.

He puesto una goma espuma de unos 10mm encima de la espuma vieja para dar uniformidad -la espuma vieja tiene rajas, como dije antes- y para suplir el relleno de los cuadrados del asiento original, y que así quede de un grosor similar al de origen. 

Para ponerla, he usado pegamento en spray. Cuidado porque a veces sale poco difuminado y como caiga una gota en la espuma, la disuelve creando un cráter. 

Yo hice varios cráteres antes de darme cuenta... Pero lo solucioné recortando unos trocitos de goma espuma y pegándolos encima. Si ponemos cuidado de primera hora, trabajaremos menos y obtendremos mejores resultados.
La espuma hay que ponerla ligeramente estirada. 
En mi caso, la espuma era algo estrecha y con un ligero estiramiento transversal a la hora de fijarla al asiento, logré que quedase perfecta, sin una arruga. Fui trabajando por partes: ponía pegamento en una zona de la espuma del asiento y en la análoga de la parte superior. Repito, sólo en un trozo. Esperaba que secase el pegamento al tacto y unía esa zona procurando que quedase bien centrada la espuma superior sobre el asiento. Hacía lo mismo con la siguiente sección... Y así hasta pegar toda la espuma. No sé si me explico: empezamos a pegar por tramos empezando por un extremo y terminando por el opuesto.


Tras secarse el pegamento, recorté un poco los bordes de la espuma pegada para que no se notara escalón al colocar el vinilo y aplastar dichos bordes. Lo hice rápidamente con unas tijeras recortando toda la esquina del borde de la espuma y dejándola en chaflán, esto es, que disminuyese gradualmente de grosor en el borde. 

Seguidamente, planteé el vinilo sobre el asiento para recortarlo, dejando buenos márgenes (más vale que sobre, que para cortar siempre hay tiempo). Cortamos el sobrante y seguimos.

Y empezamos a colocar el vinilo:
Comenzamos a ponerlo poniendo dos o tres grapas en los dos extremos.
Al poner estas grapas, tensé ligeramente el vinilo. No se puede tensar demasiado porque el morro de este asiento no tiene base rígida. O sea, que hay un buen trozo de espuma al aire y si tensamos, quedaría deformada. Se tensa lo justo para que quede tirante, pero sin deformar la espuma del extremo del asiento.

Y después, se van añadiendo algunas grapas a los laterales. Os vendrá muy bien este vídeo,  que es el que he tomado como referencia. Prácticamente he hecho lo mismo: ir tensando para eliminar arrugas y que quede el vinilo lo más pegado posible a la espuma por la zona del culo (delante del escalón que tiene el asiento). 
Y cuando ya no podía tensar más, me ayudé de unas pasadas de la pistola de calor sobre el vinilo para hacerlo más flexible. No llegué a calentar y tensar tan fuerte como se ve en el vídeo porque se ve que mi vinilo era más fino y no quería rasgarlo.

Pero, a diferencia de otros tapizados -incluido el de la funda original que tiene cosido por delante y por detrás- no he hecho costuras. Quería hacer algo bien acabado, pero sobre todo, rápido y sin complicaciones. Y el resultado creo ha sido muy bueno. Prácticamente hay que mirar el asiento retirado de la moto y del revés para ver los pliegues.

Para la parte trasera, He ido grapando longitudinal y transversalmente hasta la misma esquina. Después he hecho un doblez hacia la parte trasera, de forma que no se vea por la parte superior demasiado pliegue y lo he grapado. Se hace igual con el otro lado de atrás: grapamos avanzando hacia la parte trasera, grapamos del centro de la parte trasera a la esquina, doblamos y grapamos. con el asiento puesto, prácticamente ni se nota si está cosido o doblado.

La parte delantera es más complicada porque trabajamos sobre una zona que no podemos tensar, como dije antes... Grapé por el borde avanzando hacia el extremo, hasta donde terminaba la parte dura del lateral y después fui haciendo varios pliegues y grapándolos en la parte dura, tensando lo justo para no deformar la espuma. Lo hacemos sólo hasta la mitad del morro. Si nos ha gustado el resultado, repetimos por el otro lado.

Una vez que nos parece todo correcto... Sólo queda ir poniendo una fila continua de grapas por todo el borde, esmerándonos en los pliegues de los extremos para que queden bien sujetos y abulten menos. Recortamos el borde sobrante, dejando un centímetro de margen, y el tapizado está acabado. Si algún pliegue no nos gusta, siempre podemos calentar y tensar para que no se vea por arriba.

Lástima no haber sacado vídeo... Aunque se puede ir probando y corrigiendo. De hecho, al igual que el vídeo cuyo enlace os he puesto, he usado y abusado de las "grapas temporales". O sea que se usan para fijar el vinilo por un lado, después se hace lo mismo por el otro... y volvemos al primer lado para tensar, retirar las grapas y poner otras... Así, poco a poco, queda todo tensado, sin arrugas ni zonas fofas.


Respecto a las grapas/grapadora, tengo que matizar que empecé con una máquina baratita manual que compré en una gran superficie... para esto no sirve (pese a que en muchos vídeos se ve que usan éstas). El plástico de este asiento es más duro que la madera y las grapas se abrían, salían varias a la vez... 

Hasta que usé una grapadora eléctrica (También sirve para clavar clavos) que también compré en el mismo lugar hace tiempo... El problema es que tras poner cada grapa, tenía que sacar el cierre de las grapas y volver a ponerlo... o disparaba sin grapa. Creía que era por usar grapas baratas, de bazar... pero cuando usé grapas buenas, hacía lo mismo. Bueno, es solo una anécdota. después noté que había mucho roce entre el empujador de las grapas y el carril, igual era por eso...Pero es tema de otro post. El caso es: Usad una grapadora de cierta calidad. Seguro la amortizáis rápido.

Este inconveniente me ralentizó mucho... Pero aún así, es un trabajo relajante y agradecido.
Y el resultado ha sido bastante bueno. 

Decir que el asiento tapizado se nota al tacto un poco más blando que el original... No sé si a la hora de conducir lo hará más cómodo o a la larga será peor (aún no lo he probado en ruta). Ya os contaré.... En cualquier caso, se trata de jugar con el grosor y densidad de la goma espuma que pongamos sobre la original.
Y añadir que si vais a dejar la moto a la intemperie, igual os conviene o bien colocar una espuma que viene cubierta de plástico, o usar una espuma convencional y poner encima ( y bajo el vinilo) un plástico fino, tipo film de cocina.



martes, 11 de diciembre de 2018

Reparar aceitera, Leatherman Cruch, Aceitera que gotea y ensucia,


Reparar aceitera


Amig@s: Teníamos en casa una aceitera, para poner aceite de oliva en las tostadas, ensaladas, etc que gustaba mucho a mi mujer…. Pero como dice el sabio refranero popular “de tanto llevar el cántaro a la fuente, acaba por romperse”. Y justamente, eso es lo que le pasó a la aceitera. Guardé el tapón, que era lo único recuperable, ya que se hizo añicos al caer al suelo.
Compramos otra aceitera… pero a los pocos días, el cierre del tapón dejó de ser estanco, con lo que se salía más aceite por los lados del tapón que por el pitorro. Era un verdadero desastre y, además, la aceitera estaba siempre impregnada de aceite por fuera. Era un desperdicio y un objeto sucio.

Así que he decidido adaptar el tapón de la rota a ésta. 

El problema es que  el cuello de la aceitera actual es mayor que el de la anterior, con lo que no encaja.

Pero en elTallerdeCarlos todo tiene arreglo. Como el tapón antiguo ajusta con un corcho, voy a coger otro corcho y adaptarlo a la nueva aceitera ajustando la forma y el tamaño. Veremos que es extraordinariamente sencillo y nos permitirá usar limpia y eficazmente la nueva aceitera.
Para empezar, hay que buscar un tapón de corcho. Yo he usado uno de una botella de vino. Es un tapón compacto, bien prensado y perfecto para este uso.

Tomo el diámetro del tubito que va por dentro para calcular el tamaño del orificio que hay que practicar al corcho. El tubo tiene unos 9mm de diámetro, pero usaré la broca de 8mm para que entre ajustado. Además, el corcho es muy blando y posiblemente la broca no corte como lo haría en madera, dejando un orificio algo mayor.

Pensaba utilizar un taladro o un destornillador eléctrico para realizar el orificio… pero coloqué la broca –para madera- en el centro, empecé a girarla a mano y, sorprendentemente, el agujero empezó a realizarse rápidamente. 


Con lo que decidí hacerlo a mano… Eso sí, sujeté el corcho con unos alicates grip, en este caso me vino fenomenal los alicates de mi Crunch, que permitieron asir el corcho sin deformarlo o aplastarlo, al poder regular el cierre.
Una vez iniciado el orificio –lo más centrado y recto que pude hacerlo-, 

pasé a sujetar con los mismos alicates la broca para girar el corcho. De este modo el orificio pasante sale más derecho, se hace más cómodamente y con mayor seguridad (siempre está el riesgo de cortarnos con los bordes de la broca si la giramos a mano).
En muy poco tiempo, la broca había atravesado longitudinalmente el corcho.


A todo esto, ya es hora de retirar el corcho antiguo del tapón, para dejar el vástago listo para poner el nuevo corcho. Se ve que estaba pegado… pero apalancando un poco con la misma hoja dentada que usamos para cortar el corcho, logramos que salga fácilmente.
Probamos a introducir el nuevo corcho en el vástago o pitorro de acero del viejo tapón y va perfecto: ajustado pero sin forzar. Lo pegaremos, pero de momento hay que ajustar el corcho al cuello de la nueva aceitera para que pueda entrar.

Ahora voy a cortar el corcho transversalmente para dejarlo de la longitud del que tenía el tapón de la aceitera. Como para cortar y ajustar siempre hay tiempo, lo dejo un poco más largo. El corte lo hice, por cierto, con la misma multiherramienta, cuya hoja dentada hizo un corte limpio y recto.


Puesto que las hojas de la Crunch son más bien cortas, saqué mi supertool300 y con su lima fui dando pasadas, más por el extremo que por la base del tapón, para lograr una forma de cono truncado. Para acelerar, saqué un par de finas lonchas con la cuchilla (¡mucho cuidado de no poner las manos por delante del filo!). En unos minutos, ya entra perfectamente en la botella. Ajustado, sin holguras.

Queda sacar el corcho del vástago para unirlo definitivamente, pues con el aceite acabaría por lubricarse la unión del corcho y el acero del vástago y se escurriría. El tapón debe sacarse entero, corcho y vástago deben quedar bien pegados o tendremos problemas para rellenar la aceitera.
Si os da reparo usar pegamentos en esta zona, siempre podéis probar a hacer el orificio del corcho más estrecho, para que encaje con más fuerza en el vástago. Yo, considero que así entra ajustado y la cola no va a entrar en contacto con el aceite, y lo pegaré.
Así que tomo un poco de cola de contacto, limpio bien el vástago de acero y el corcho con un algodón y alcohol para eliminar restos de aceite, y pongo un poco de cola en ambas superficies, en las zonas donde entren en contacto. Esperamos unos minutos e insertamos el vástago en el corcho. Dejamos secar.
Resultado: una aceitera que funciona perfectamente. Ya no se sale el aceite salvo por el interior del pitorro y permanece limpia por fuera. No hemos gastado ni un céntimo y, de momento, no tendremos que comprar una tercera aceitera, jejejeje.

lunes, 22 de octubre de 2018

Ampliar parrilla de moto, Llevar mochila en moto, Aumentar capacidad de carga de moto,


Amig@s:   ¿Alguna vez, por casualidad, habéis recogido al niño del instituto en la moto, habéis puesto su mochila REPLETA de libros en la parrilla trasera y habéis descubierto al rato que la mochila ha decidido viajar por su cuenta?

Esto, que parece un mal chiste y, desde luego, una forma inusual de empezar el post, me pasó ayer. 

Como sabiamente dice el refranero popular “de tanto llevar el cántaro a la fuente, acaba por romperse”. 
En este caso, se me cayó la mochila sin que me diese cuenta y cuando regresé a recuperarla ya no estaba. 

Por suerte –esta vez- La cogió alguien que la llevó al día siguiente al instituto de mi hijo (muchísimas gracias, por cierto). Pero es la primera y la última vez que me pasa.
En realidad la parrilla trasera de mi moto es bastante segura y fiable. He llevado ahí cosas increíbles: un armario de PVc, una carretilla industrial… Pero la mochila es más pesada de lo que parece y sólo podía sujetarla por la parte inferior. Al ser un recorrido corto, no creía necesario sujetarla mejor y le ponía un par de pulpos… hasta que se cayó.

Voy a darle una solución rápida y sencilla para que no vuelva a suceder.
Usaré un viejo trolley o carrito porta mochilas adaptándolo a la moto. También usaré cinta aislante negra, cordel resistente, un par de multiherramientas Leatherman (o cuchilla, destornillador, lima, alicates...), Martillo de puntas de Nylon, y el taladro con brocas para metal.

Mi idea inicial era conservar las ruedas y hasta la base del trolley. De modo que fuera doblemente funcional al poder usarlo como carrito al retirarlo de la moto. Pero estorbaba mucho. Así que empecé por retirar las ruedas.
Si nos fijamos, las ruedas están sujetas al eje por una especie de arandela Grower que queda encajada en el eje.
Con el destornillador plano de mi Leatherman Rev, saco un poco el eje (en realidad, basta empujarlo con la mano, pero el destornillador ayuda a mantenerlo en esa posición). Y mientras, vamos atacando la arandela con los finos y poderosos alicates de la Leatherman Surge
No se resiste y sale en segundos.
Quitando una arandela, ya sale el eje y podemos plantear en la moto el soporte. 

Pero el plástico inferior estorba mucho, quita mucha visibilidad a la luz trasera (no olvidemos que la luz es un dispositivo de seguridad y que es obligatorio que quede bien visible). 
Así que voy a retirar también el plástico inferior. Basta dar unos golpecitos con un martillo –En mi caso, de puntas de Nylon- 
y sale enseguida, ya que era el eje el que unía el plástico de la base a las barras.
 
Ahora vemos que va bien, pero está el problema de cómo fijarlo. 
Voy a colocar de nuevo el eje de las ruedas pero sin éstas. De este modo, el eje queda paralelo al travesaño de la parrilla y se puede atar fácilmente a él.

Bastaría atarlo a dicho travesaño y a los hierros del respaldo para que el trabajo estuviese concluido. Pero me gustaría que el soporte quedase un poco más bajo (a fin de cuentas se puede abrir el sistema teléscópico para que tenga mayor altura) y también quiero proteger los cromados de la parrilla. 
 
Para lo segundo, basta poner un poco de cinta aislante en las zonas donde el hierro roce los cromados. 
 
Para lo primero, voy a hacer que el eje quede más arriba. Así bajará la altura del conjunto. 
Compruebo introduciendo una varilla por la parte inferior del tubo y bajando a tope la varilla interna, que tengo sitio de sobra para taladrar el tubo exterior sin afectar al cierre del interior y taladro los orificios usando brocas cada vez más gruesas hasta llegar a la del diámetro del eje.
Una sorpresa: al bajar la altura del soporte, la parte de plástico que une las dos barras principales queda bajo la altura del respaldo. Sin problema: marco con un rotulador el contorno del respaldo... 
y recorto el plástico rápidamente con la cuchilla de mi Surge. Ojo… como siempre os digo: muchísimo cuidado. Se os puede resbalar o escapar. No tengáis una mano delante del filo. 
 
Queda tan bien, que ni voy a limar los bordes.
 
Sólo queda colocar este dispositivo en su lugar y atarlo con firmeza. 

He usado un par de cuerdas de las de cordones de zapatos. Vamos, lo primero que pillé a mano... Más adelante, quiero diseñar un sistema más rápido y más seguro… Pero os aseguro que caerse, no se cae. No obstante, hay que vigilarlo para observar si se han destensado las cuerdas y nudos. Lo ideal sería una fijación con tornillos y tuercas. Si no se os dan bien los nudos, os recomiendo que uséis bridas de plástico. También es de quita y pon (ya os mostré cómo se podían abrir fácilmente), y hasta os quedará más estético.
 
De momento, así ha quedado increíblemente firme y lo dejaré así mientras pienso en otra fijación.

La inauguración de este suplemento ha sido todo un éxito, pues hoy mi hijo traía la mochila que ayer se cayó, y la que se ha llevado hoy. 
La moto va mucho más estable incluso y hasta se podrían añadir más bultos, pues el asa se puede extender más aún.

En un ratito hemos logrado mayor seguridad y tranquilidad.

.