jueves, 15 de enero de 2015

Casa nido para agapornis, House nest for lovebirds, Nid de maison pour les tourtereaux, Haus Nest für Turteltäubchen




Amig@s: Ya hace más de un año que tenemos a Oli, nuestro agapornis… 

un día, se me ocurrió hacerle una casita dentro de la jaula, porque pensaba que le gustaría estar acurrucada en el interior, pues cuando la soltábamos por la casa, se metía enseguida en cualquier cajita. 

Y le encantó… y eso que simplemente era un brik de leche cortado…

Mejoré un poco el diseño, cortando el brik y metiendo una mitad dentro de la otra y abriendo un orificio para la entrada. 

Sin embargo, cuando quisimos comprarle una casa específica para agapornis, hecha de materiales naturales, en una pajarería… la señorita –es hembra- dijo que ni hablar… no le gustaba para nada. Al contrario, parecía que la asustaba (la foto anterior habla por sí sola...).



Así que mi mujer se decidió a hacerle una casita un poco más elaborada para ver si lo conseguíamos… El resultado ha sido totalmente satisfactorio y al animal le encanta. Así que voy a explicaros cómo la hizo.


En primer lugar, tenemos que ver las dimensiones. No es plan que sea muy grande y le quitemos demasiado espacio dentro de la jaula o tan pequeña que el pájaro se encuentre incómodo o agobiado en su interior.



Con ayuda de un cartabón, ya que vamos a darle forma de tejado a dos aguas, trazamos en un cartón, tipo caja de cereales -algo más rígido que la cartulina-, la forma: dos triángulos equiláteros de unos 14,5cm de lado, y tres rectángulos de unos 14,5X8cm.
En la foto, vemos otro triángulo dentro del principal... Es para hacerle la entrada en la parte frontal. La parte trasera no  lo lleva.



Recortamos las figuras... 

 Y con el mismo cartón las marcamos en la tela. Se recorta la tela dejando aproximadamente 0,5cm de más por cada lado, para la costura. Por supuesto, cortamos dos piezas de tela por cada pieza de cartón, pues la tela va doble.


Para coser las telas, dejamos el cartón fuera. Se cosen los lados, por las  líneas que marcamos, dejando un lado sin coser. 

Le damos la vuelta... 

E introducimos el cartón por el lado que hemos dejado sin coser. 


Ese último lado se puede terminar de coser a mano. 


El suelo lleva en realidad un cartón más grueso, para que sea más resistente y no se deforme.

Para la entrada de la casita, hemos recortado otro triángulo dentro de uno de los dos que teníamos -como ya vimos-. Y en la tela, dentro de ese triángulo, hemos practicado tres cortes en estrella -del centro a cada vértice-, y hemos metido hacia dentro la tela, dejando la apertura.
 

Estas solapas de la entrada se terminan metiendo una hacia dentro y la del otro lado se monta sobre la anterior y se cose por fuera, dejando esta cara del triángulo hacia el interior de la casita. Queda con un buen acabado estético.
 

Las distintas partes se van  cosiendo, canto con canto, a mano con un hilo del mismo tono.
Hemos dejado sin coser la unión superior (del tejado) para que tenga un poco de ventilación extra y el animal esté más a gusto. A fin de cuentas, la jaula permanece dentro de nuestra casa durante la noche.


Para fijarla al interior de la jaula, le hemos añadido dos pares de cintas de tela que se anudan al fondo y al techo de la jaula. Además, uno de los palos de la jaula hace también de soporte, dándole estabilidad.

Desde el primer día, Oli duerme dentro de su casita. Ha quedado muy firme y como la tela es de una sudadera de algodón reciclada, le resulta muy agradable para asirse a ella y trepar por el tejado… pero con fieltro también se conseguiría muy buenos resultados.

Es algo laborioso, pero en una tarde lluviosa que no tengamos nada más importante que hacer, podemos dejarla lista. 

Queda bonita, original y es totalmente funcional…


.

martes, 9 de diciembre de 2014

Reparar mango de martillo. Mango de martillo roto. Sustituir mango de martillo. Repair hammer handle. handle hammer broken. Replace handle hammer. Manche de marteau de réparation. Remplacer poignée marteau.



Reparar o sustituir mango de martillo


Amig@s: hace mucho que tengo un martillo al que se le partió el mango cerca del hierro, aunque estaba totalmente nuevo. 

Realmente, no era un martillo caro, ni uno similar cuesta mucho, que ni siquiera era de marca… Pero para tenerlo tirado en un rincón del taller cogiendo herrumbre, me dije que bien podría hacerle un apaño para ponerlo en uso, que un martillo siempre viene bien.


Por otra parte, ya en otra ocasión fabriqué un mango para otro martillo que tenía sin mango, y no es nada complicado. Aunque entonces no saqué fotos ni preparé ningún post. 


Así que me he dicho que bien podría reparar éste y mostraros cómo lo he hecho.


En principio, pensaba utilizar el mismo mango partido, acortándolo. A fin de cuentas, un martillo con el mango corto también es útil y ocupa menos sitio para llevarlo de un sitio para otro. 

Sin embargo, he terminado por reemplazarlo. De modo que esta entrada os valdrá tanto si queréis aprovechar el viejo mango roto o bien si queréis poner uno nuevo fabricado por vosotr@s a vuestras medidas y necesidades.


Pero, empecemos…
Ya en otra ocasión traté de reparar el mango encolando las dos partes. Como se ha roto de forma oblícua, pensaba que quedaría suficientemente sólido, al tener gran superficie de contacto… 

Pero no nos engañemos, ningún pegamento sustituye la fuerza de la madera antes de romperse, y más tratándose de una herramienta que básicamente se destina a darle golpes.


Como el martillo ha estado años en desuso y arrinconado, ha terminado por oxidarse, con lo que voy a empezar por pulirlo un poco con un cepillo de púas de alambre para no mancharnos y que se vea un poco más bonito, que la verdad es que así oxidado, apetece más deshacerse de él que ponerse a trabajar para ponerlo a punto.
Lo cierto es que con unas pocas pasadas, ya parece otra cosa.


Ahora retiraremos la madera que queda dentro del hierro, para lo cual fijamos con fuerza a un banco de trabajo el hierro con unas mordazas o un tornillo de mesa. En mi caso, he usado mi viejo banco de trabajo plegable, en el que toda la parte superior hace de mordazas.


Con una sierra, en mi caso la de mi Surge, he cortado lo más que he podido lo que sobresale aún del mango por la parte de la cabeza del martillo.

 
Seguidamente, he taladrado la madera del interior del ojo del hierro con una broca de metal del mayor grosor que pueda entrar en el orificio. 
Si el orificio es muy alargado, podemos tratar de hacer dos taladros próximos para sacar la mayor cantidad de madera posible. 

Ojo, recomiendo que la broca sea de metal, pese a que vamos a taladrar en madera, porque el martillo tiene una cuña metálica –casi no se ve- que fija la cuña de madera destinada a presionar  la madera y que no se salga el hierro del mango. Si usamos una broca de madera, es posible que la estropeemos. Aparte que es un orificio a contraveta y la madera es dura de narices, hablando claro; hay que añadir que perforaremos muy cerca del hierro y una broca para metal sufrirá mucho menos, en caso de roce, que una de madera.

Una vez vaciada la madera con los taladros, con cualquier destornillador -o el punzón de la Surge, para no tener que ir a buscar herramientas por el taller-  podemos sacar fácilmente lo que quede de madera dentro del orificio del hierro.

Seguidamente, con el calibre, medimos el ancho y el largo del agujero del hierro... 

Y pasamos la medida al mango, tratando de aprovechar lo máximo posible, ya que no queremos que se quede demasiado corto.


Con la sierra, cortamos el pico sobrante. Se observa que he dejado un poco de la parte sesgada del roto porque todavía tenemos que comer el extremo del palo para que se inserte en la cabeza del martillo y así aprovechamos más madera.

 
 
Para hacer dicho rebaje –el que entra en el ojo del martillo-, lo más sencillo es hacer un corte trasversal de un par de milímetros de profundidad (o lo que os sea preciso, según el grosor de vuestro mango y el orificio donde tiene que entrar). 
Siempre es preferible quedarnos cortos que no pasarnos y que desperdiciemos ese trozo de madera por haber cortado más de la cuenta.


Con el formón, ¡¡¡Y SUJETANDO EL MANGO CON SARGENTOS U OTRO SISTEMA!!!  Vamos sacando lonchas del extremo del mango. Insisto en que jamás pongáis una mano por delante del filo.

La zona que cortamos antes con la sierra hace de tope y no nos pasamos de largo. De vez en cuando, retiramos el mango y examinamos si estamos haciéndolo de modo simétrico.


Sólo estamos retirando lo más grueso. Una vez que nos hayamos aproximado un poco,  podemos seguir con la lima. En mi caso, también la de mi Surge. Es una madera muy dura y se come con relativa facilidad con la lima.

Podemos meter sin presionar demasiado el hierro en el vástago que estamos haciendo para ver por dónde roza e insistir en esa zona.
El fallo es que traté de meterlo de modo definitivo antes de terminar de rebajarlo, tratando de conseguir que fuera muy ajustado y así evitar holguras… y terminé partiendo el vástago. 

De todos modos, si se ha roto dos veces, es que la madera es dura… pero quebradiza.  Vamos a hacer un mango entero nuevo, a fin de cuentas casi me va a costar menos trabajo que reparar el otro.


Para ello recurro a un retal de madera de haya. Éste en concreto es del travesaño de las patas de una silla -aún conserva las espigas en los extremos-. Como las sillas se hacen tradicionalmente en madera de haya, es relativamente fácil de conseguir y tiene el grueso preciso para el mango de un martillo de estas dimensiones.

La madera de haya me parece perfecta, pues es relativamente dura y resistente, pero también se trabaja con comodidad.
 
El proceso es similar… pero como en este caso partimos de una madera de sección rectangular, vamos a pasar las medidas del hueco del hierro al palo, marcando lo que sobra. Esto facilita un montón a la hora de hacer  la ranura transversal, pues vemos enseguida si hemos profundizado lo suficiente.

 
 
El proceso, por lo demás es idéntico: con el formón quitamos unas cuantas lascas y terminamos con la lima hasta que entre algo ajustado. Podemos quitar el sobrante de la cabeza, dejando un par de milímetros.

Ahora vamos a darle la forma al mango y acortarlo…Aunque esto último lo dejamos para el final, así tenemos más zona de agarre. Y para cortar… siempre hay tiempo.


Para darle la forma, he usado un sistema similar al que usé para redondear los cantos de la valla de protección infantil:

Colocamos el palo entre las mordazas del banco de trabajo con una maderita sujeta por éstas para que haga de tope. Otro listón colocado por debajo, impide que el mango se cuele entre las mordazas.


Ponemos el palo de canto, de modo que una arista quede hacia arriba y damos varias pasadas sobre la arista con el cepillo de carpintero de mano. Repetimos con las otras tres aristas, procurando que quede simétrico.


Seguidamente, hacemos lo mismo, pero con cada una de las aristas que se han formado… y así hasta dejar el palito redondeado por los cantos.

Podemos afinar un poco más la madera del mango con el mismo cepillo por la parte de la cabeza. 

Así no se nos resbalará el mango de las manos cuando lo usemos y queda más bonito, a modo de un mango tradicional, que se va ensanchando a medida que nos alejamos de la cabeza del martillo.

Cuando ya hayamos logrado la forma redondeada que deseamos, y vuelto a dar un repaso de lima para eliminar aristas... 


Podemos dar unas pasadas de lija.


El mango entra perfectamente ajustado en la cabeza… Aunque con el uso se hará necesario. Así que voy a reforzar esa zona.

Se puede acuñar el martillo de varias formas. La tradicional es hacer en el vástago un corte longitudinal con una sierra delgada, y meterle una cuña de madera encolada. 

Pero en mi caso, veo que queda una ligera holgura entre la madera y el hierro.. Así que voy a sacar ligeramente el hierro dejando la parte inferior de la espiga a la vista. Aqui pongo pegamento epoxi, de dos compontente y vuelvo a meter con fuerza la cabeza. De este modo, la parte inferior de la espiga queda hecha una pieza con el martillo. Para ajustar la mitad de la espiga del extremo, preparo unas pequeñas cuñas de madera, les aplico cola blanca y las voy insertando de dos en dos, para no dejar la cabeza torcida al aplicar más presión inicial en un lateral que en otro. Tras poner estas pequeñas cuñas encoladas por todo el contorno del orificio, dejamos secar y después con el formón retiramos lo que sobra.


Cortamos el mango y con la lima repasamos el corte para dejarlo sin aristas. 


De momento, así me encanta. Es un mango de tacto agradable y natural. Y creo que de momento, no voy ni a barnizarlo.

En vez de tener un martillo de repuesto… he conseguido uno de los mejores martillos del taller. No me ha costado nada y se puede hacer en menos de dos horas.


.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Base para arbol navideño. soporte para arbol de Navidad. Peana para arbol. Stand for Christmas tree. Christmas Tree stand. Tree Stand. Stand pour l'arbre de Noël. Support arbre de Noël. Arbre Stand.



BASE PARA ARBOL NAVIDEÑO


Amig@s: Ya se acerca la Navidad y toca preparar los adornos propios de estas fechas: árbol, Nacimiento o Belén, adornos… 

La cosa, evidentemente, va en gustos y much@s se decantan por el árbol navideño. 

Pero por muy bonito que sea un árbol natural y por mucho que lo prefiramos a uno artificial… Hay que tener en cuenta que son árboles que van a morir. 

Aunque sean cultivados expresamente para esta función, Me pregunto hasta qué punto no sería preferible sembrar estos árboles en la Naturaleza y usar uno artificial, que además, nos permitirá reutilizarlo varios años.


Éste es mi caso, he ido a poner un árbol artificial y plegable... Pero ha surgido un problema: no tiene base o peana para sostenerlo.


Así que voy a hacer en un ratito una base fácil de hacer, desmontable, ligera y económica. Vamos, que no nos gastaremos ni un céntimo y la haremos con herramientas sencillas.


La idea es unir dos listones de madera –con el sistema de a media madera- formando una cruceta. Y embutir estos en un bloque de madera, por la parte inferior de la misma. En el centro de dicho bloque, por arriba, se hace un orificio en el que entrará el tubo del árbol.


Para empezar, busco en los retales de maderas del taller y encuentro un bloque de aglomerado de un palé que desmonté hace algún tiempo. 


Como está muy bien escuadrado, a veces utilizo estas piezas para ponerlas junto a los cortes que tengo que realizar con la sierra de mano para que salgan bien derechos y verticales. 

En este caso, lo emplearemos como pieza principal para nuestro soporte.


Vemos que esta pieza tiene un orificio central grueso, que aprovecharemos para insertar en él el tronco del árbol, que en este caso es un tubo metálico. 
Sólo hay que ensancharlo un poco, cosa que dejo para el final. 

Si vuestro tarugo no está perforado, bastaría hacerle el orificio con una broca de pala, por ejemplo.


Busco también un listón de madera, justamente de un resto de palé que me sobró de otro trabajo y que tiene aproximadamente 25X15mm de sección. 
Lo voy a poner de canto, de modo que hará más fuerza. 

Voy a hacer un rebaje en el tarugo para insertar dos palitos sacados del listón de modo que queden en cruz. 

Por supuesto… digo desde ya, que si queréis limitaros a clavar o atornillar cuatro maderas bajo el tarugo, el resultado será el mismo… 

Pero no quedará tan fuerte, será menos estético y creo que por un poco más de trabajo, podemos hacer algo curioso.

Y, como veréis, es sumamente sencillo.


Basta poner el listón sobre el centro del tarugo y marcar con lápiz o bolígrafo. 

Se hace lo mismo en la perpendicular. 

Lo he hecho en perpendicular pero si os gusta más hacerlo en las diagonales y que los palitos salgan por la parte de las esquinas, es perfectamente factible.

Con una sierra hacemos cuatro cortes, uno sobre cada una de las marcas que hicimos antes, profundizando aproximadamente el ancho de las maderas, unos 25mm. Y procurando que el corte sea bien horizontal para profundizar por igual en ambos lados.
 

Con el formón, vaciamos rápidamente la madera que sobra entre cada pareja de cortes. 

Antes de sacarla toda, vamos probando el listón para que entre horizontal y quede enrasado con el tarugo. 

Si es preciso, podemos profundizar un poco más con la sierra en algún sitio o dar unas pasadas con el formón. 

Os aseguro que es facilísimo: el corte de la sierra delimita perfectamente lo que tenemos que sacar. Y se vacía en un momento. Es un material blando. 

Y si profundizamos un poco más, siempre podemos colocar una pequeña cuña de madera entre el tarugo y el listón. Quedará prácticamente invisible.

Para que quede más sólido, voy a hacer una unión a media madera con los listones. 
Empiezo, lógicamente, por cortar el listón inicial en dos partes iguales.

Para no tener que andar midiendo, planteo un listón en la caja que hemos hecho en el tarugo, lo centro y lo fijo con un sargento. 
Y practico dos cortes que lleguen hasta la mitad del listón, usando como referencia los cortes del tarugo.

Retiramos el listón y con un golpe seco con el formón, eliminamos el trozo que sobra de la parte central. 

Y, para también evitar tomar medidas, ponemos los dos palitos juntos para que el que hemos vaciado sirva de referencia para hacer los cortes en el otro. 

Volvemos a hacer los cortes y a vaciar con el formón.

Vemos que encajan bien y procedemos a ponerlos en las cajas o surcos del tarugo.
 
Después ponemos dos tirafondos que fijen el listón que queda más hacia afuera. 
El otro queda aprisionado y fijo dentro. 

Aunque si os ha quedado con un poco de holgura, podéis ponerle también tirafondos.


Para que los tirafondos queden bien, practico primero un orificio-guía con una broca del grueso del tornillo sin las espiras. 
De este modo, el tornillo atornillará en toda su longitud… 


Pero como nos interesa que se atornille al tarugo y que apriete el listón contra el tarugo, el orificio en el listón debe ser algo más ancho, para lo que podemos taladrar el listón con una broca más ancha sin profundizar en el tarugo. 

Finalmente, una broca del grueso de la cabeza del tirafondo nos permitirá hacer un avellanado para que dicha cabeza quede ligeramente hundida y no nos estorbe en la base. 


Un inciso: he visto incluso en programas de bricolaje de gran audiencia que para unir dos listones, se limitan a hacer un orificio guía, ponen la cola, y atornillan directamente, con lo que los listones no quedan bien unidos –y en muchos casos se aprecia claramente a simple vista-, ya que al atornillarse en las dos maderas a la vez, no las presiona entre sí. 

De ahí que os sugiera que el listón superior tenga un orificio guía mayor. 

De este modo, el tornillo tira del listón superior con la cabeza mientras se atornilla al inferior. 


Es algo muy elemental… Pero, sorprendentemente, no se tiene en cuenta en muchas ocasiones. 


Si no queréis andar haciendo orificios guía con diferentes brocas, también se puede presionar las dos maderas con un sargento y después atornillar. 
Así la posición quedará fijada.


Para terminar la base en sí –queda el decorado- tenemos que agrandar ligeramente el orificio central. 

Para ello repaso el orificio que ya tiene ensanchándolo con una broca de pala de un diámetro algo mayor que el del tubo del tronco del árbol. 

Profundizo unos cuatro centímetros. Es un trabajo rápido y sencillo.


El acabado depende de cada uno. 

Podemos incluso meter el soporte en una maceta baja y ancha y cubrir con arena, serrín, piedrecitas… para que quede oculto a la vista. 


Yo he optado por decorarlo con papeles de colores, y así los niños –muy ilusionados con todo lo referente a la decoración navideña- podrán ayudar encantados a terminar la base del árbol. 
 

 

Basta recortar trocitos de papel de regalo, aplicarles cola blanca ligeramente diluida en agua con un pincel, colocar el papel encolado sobre el soporte e ir pegándolo con el mismo pincel humedecido. 


Se pueden poner papeles en trozos pequeños y resultará más sencillo que poniendo directamente uno grande. Además, quedará muy bonito.


Otra opción aún más sencilla es pintar o barnizar con algún resto de pintura que tengáis en casa y/o que le venga bien. Este soporte pintado en verde o en negro, quedaría también bonito.
Y como no ha sido necesario encolar los listones al tarugo, basta retirar los tirafondos para desmontarlo, y ocupará muy poco sitio. 


Aunque, de todos modos, es una base que es de reducidas dimensiones, aunque de sobra para sostener el árbol. 


Si queréis mayor estabilidad, o vuestro árbol es de mayor envergadura, bastará con poner los listones de mayor longitud y anchura.


Y os dejo por hoy…¡Voy a adornar el árbol! ¡¡¡FELICES FIESTAS A TOD@S!!!