viernes, 23 de septiembre de 2011

Careta de soldar electrónica. Comparativa de caretas de soldar. soldadura. Trucos de soldadura.

Careta de soldar electrónica



Amig@s: hoy vamos a tratar un tema de altura… al menos si sois alt@s, jejejeje. Vamos a analizar las caretas de soldar, incluida la electrónica, sus ventajas e inconvenientes. Hace poco que me hice con una careta de soldar electrónica.




Hacía mucho, mucho tiempo que quería comprarme una de esas caretas electrónicas, pues hasta ahora, la careta que usaba era una de mano que venía en otro equipo de soldadura, pues en el mío, tipo inverter que ya tod@s conocéis bien, no venía incluida la careta.


Hasta ahora, las soldaduras eran un pequeño problema para mí, porque con frecuencia el cordón salía irregular y a veces se torcía caprichosamente hacia arriba o hacia abajo. Sobre todo al soldar en una posición complicada.


Esto se me ha hecho particularmente evidente con un trabajo que estoy haciendo: una valla de hierro para protección infantil en mi terraza, para evitar que los niños puedan caer por encima del bordillo de la misma.

La reja en cuestión tiene casi tres metros de largo y está apoyada en el bordillo y en un soporte provisional para poder ir añadiéndole elementos.

Al principio, cuando estaba hecho sólo el marco principal, era relativamente sencillo lograr unas soldaduras aceptables… pero a medida que añadí los travesaños y barrotes, el trabajo se iba complicando.


Uno de los secretos de la soldadura es hacer un buen cordón a la primera. Como se nos interrumpa el cordón o nos quede un poco de escoria entre el cordón y el metal, esa escoria repelerá cualquier soldadura posterior que queramos hacer para rellenar ese hueco… En tal caso -si no tenemos acceso con el cepillo de alambre o la piqueta- hay que retirar con la amoladora o radial toda la soldadura en los alrededores de la escoria hasta lograr retirarla por completo.


Para soldar correctamente, necesitamos usar las dos manos para sostener el porta-electrodos. Es imprescindible para lograr un buen control sobre la soldadura.


Por otra parte, otro factor muy importante a la hora de hacer una buena soldadura es poder ver lo mejor posible lo que estamos haciendo: la careta de mano nos permite hacerlo… pero si no la mantenemos bien pegada a la cara, entrará mucha luz por los lados e impedirá ver el trabajo.


Yo hasta ahora, soldaba en mi improvisado taller de bricolaje y la luz natural no me perjudicaba y me apañaba con mi vieja careta de mano… hasta que probé a soldar a la luz del día. El sol es un verdadero obstáculo y me fastidió más de una soldadura, pues prácticamente tenía que soldar “al tacto”, dirigiendo el electrodo por la unión de los dos hierros sin ver nada.



Por eso es muy importante usar una máscara de soldar tipo casco: estas caretas se fijan a la cabeza con una especie de arnés ajustable y tienen una articulación, de modo que nos permite alzar la careta para dirigir el electrodo hasta el punto justo donde queremos empezar el cordón de soldadura, sujetándolo con las dos manos. Y con un ligero movimiento de cabeza, podemos bajar la careta y empezar a soldar.


Además de mantener la careta bien pegada a la cara y no entrar luz exterior contaminante, nos deja libre las dos manos. Con las dos manos es relativamente sencillo acercar el electrodo lo justo para que salte el arco sin que se nos quede pegado –una vez cebado, en especial si es un electrodo nuevo-. Una vez establecido el arco, podemos ir deslizando el electrodo por la superficie a soldar.


Si hemos dado la intensidad adecuada, ni siquiera hemos de mantener una separación entre el electrodo y el metal, la misma funda de revestimiento del electrodo mantiene la separación adecuada. Y lo único que tenemos que hacer es deslizar el electrodo a una velocidad lenta y constante y, por supuesto, no salirnos de la zona que queremos soldar.

Las caretas de cabeza son realmente prácticas….


Pero la tecnología avanza y ya hace bastante tiempo que oí hablar de las caretas electrónicas.



Estas caretas son una maravilla porque ni siquiera tenemos que preocuparnos de mover la careta: nos permite ver a través de la pantalla perfectamente el electrodo y la zona a soldar… En el momento en que salta el arco, se oscurece automáticamente.


Aunque durante la soldadura, la visión es bastante escasa –desgraciadamente, esto no ha cambiado- el hecho de poder dirigir correctamente el electrodo al lugar preciso; el poder sujetarlo con ambas manos y recuperar una visión clara al instante de cesar el arco de soldadura, permite un control mucho más preciso de todo el proceso.


Hacía mucho que deseaba tener una de estas caretas electrónicas y, la verdad, yo mismo me he sorprendido de su eficacia.


Disponen de varios tipos de regulación para poder ajustarla al trabajo que estamos realizando:

En primer lugar un botón de grado de oscurecimiento ,situado en el exterior, que va del 9 al 13. Si realizamos un trabajo con más amperaje, pondremos un nivel de oscurecimiento mayor y si es una soldadura con menos amperaje, podemos mejorar la visión del proceso con un nivel menor.



También tiene dos botones interiores: uno para ajustar el tiempo que tarda en volver a la visión clara tras apagarse el arco voltaico y otro para ajustar la careta a la intensidad de luz exterior y el trabajo a realizar.

Así podemos realizar cómodamente trabajos de soldadura a alto amperaje y con fuerte luz exterior o un trabajo delicado con chapas delgadas.


Esto también sería posible con las caretas convencionales… pero sustituyendo el cristal protector por uno adecuado al trabajo.


Si queréis soldar, aunque sea eventualmente, os recomiendo sin dudarlo una careta de cabeza frente a una de mano… y si el presupuesto os lo permite o vais a hacer algún trabajo de cierta envergadura… una careta electrónica os vendrá de maravilla…. Que no os pase como a mí, que he estado años con una vieja careta de mano y no he descubierto las ventajas de las caretas de cabeza hasta hace muy poco.



Estas caretas son sorprendentemente ligeras y se ajustan muy bien a la cabeza. La mía tiene un sistema de regulación muy rápido y sencillo que permite adaptarla al punto justo en un momento. Basta empujar ligeramente la tuerca y girarla en un sentido u otro, según queramos agrandar o estrechar el arnés. Al soltarla, ya no se moverá de la posición deseada.


También podemos ajustar los tornillos que fijan la articulación del arnés a la careta para lograr que la careta baje con más o menos facilidad y así no tenemos ni que retirarnos la careta durante el trabajo: la mantenemos puesta sin que se cierre.


El único inconveniente que le veo a estas caretas es que pueda estropearse el circuito electrónico por un golpe.



A partir de ahora, creo que usaré muy, muy poco mi careta de mano. La dejaré en el estuche del soldador para poder realizar una soldadura de emergencia, pero lo cierto es que las ventajas de la otra careta son aplastantes.


Las caretas de mano tienen la ventaja que son muy ligeras y abultan poco. Nos puede venir bien para un trabajo ocasional donde sólo tengamos que hacer una o dos soldaduras en posición cómoda y nos estorbe mucho la otra careta, más voluminosa y de delicado transporte.


En cualquier caso, si sois principiantes en soldadura, las caretas de mano no son nada recomendables. Todavía para alguien que ya tenga cierta experiencia, podría ser de cierta utilidad.


Y en la próxima entrada… Seguiremos restaurando nuestra vieja bici ¡No os lo perdáis!


7 comentarios:

  1. Hola Carlos!!!

    Ya veo que hace tiempo que no vengo a tu blog.Problemas con el ordenador por ejercer de técnico sin saber jejejeje.Como tenia poca conexión me dediqué a quitar programillas de inicio y halaaaaaaa,se armó la buena.Ahora bueno,o la compañia de conexión ha aumentado la conexión(es el último mes de contrato y vaya si me voy de ahí)o he logrado más conexión.Ahora ando por los foros de microsoft buscando cómo solucionar algún"estropicio"que dejé.Bueno,que tampoco es algo importante y el ordenador "anda"bien.

    Pues vaya con la careta de soldar electrónica.Qué cosas más buenas inventan.Yo no entiendo nada de soldar,pero mira tu si alguien me habla del tema soldar ya le contaré que tienes un post aquí que habla sobre esta careta.

    Un saludín.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Yo también he restaurado una bici vieja. Me gustaría añadir mis experiencias a tu blog! Que te parece?
    Y otra cosa, como con la ayuda de la llave grifa lograste sacar los pedales? Podrías poner una foto como ejemplo?
    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Oscar: en primer lugar, decirte que no hay inconveniente alguno en que publique tu restauración de bici. Sólo tienes que mandarme las fotos y la explicación detallada. y en cuanto tenga un rato -en estos días estoy bastante liado- te lo publicaré con mucho gusto. Y especificaré que la reparación la has hecho tú.
    Tengo por costumbre hacer la marca de agua a las fotos al reducirlas de peso, espero que no te importe o que me lo comuniques en caso contrario para no ponérselas.

    En segundo lugar: pues la verdad es que no extraje los pedales con la llave grifa... lo que hice fue sacar el extractor de las bielas con dicha llave. La biela del pedal estaba tan ajustada al eje que el mecánico partió el mango del extractor a ras de la cabeza del mismo. Quedaba a la vista una pieza más o menos cilíndrica sin ninguna ranura o saliente que permitiese agarrarla sin que la herramienta resbalase sobre ella. De ahí que la llave grifa me sacara del apuro, pues está diseñada justamente para agarrar superficies redondas y lisas. Y hace mucha fuerza. Como apreciarás en las fotos, sólo se pudo sacar el pedal del lado de los platos. Pero suficiente para la pintura.
    Probablemente, ya que estaba la cabeza del extractor puesta, si hubiera usado la llave grifa en sentido contrario, probablemente lo que quedaba del extractor sí que hubiera podido realizar su función y sacar el pedal. Pero esa biela no me estorbaba demasiado y lo que pretendía era sacar la pieza del extractor roto para devolverla al taller.

    Bueno, decirte finalmente, que me ha sorprendido que me hagas el comentario de la restauración de la bici en el post sobre soldadura... pero no tiene mayor importancia, salvo que para otro lector que se interese por el uso de la llave grifa para sacar el extractor roto, difícilmente encontrará la explicación que te he dado...

    Y nada más, espero noticias tuyas. Ha sido un placer saber de otra persona que también ha disfrutado restaurando una bici. Confío que me comuniques tu experiencia y te animo a que me envíes el material para que todos puedan aprender de ella.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Si! Ahora he visto esto del comentario. Yo fui al final de la página para escribir mi comentario y lo de la máscara estaba junto a lo de la bici.
    Mi problema es que el extractor de bielas que yo y el mecánico tenía era un milímetro más pequeño y no encajaba. Al final el mecánico sacó los dos pedales, pero no sé aún como. Quizás a golpe de martillo...
    Ya te mandaré lo que yo he hecho!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola holita,Carlos y compañía!!!

    He venido a visitarte,a ver si habías sacado algo nuevo;ya veo que sí andas liadillo.Así ando yo hijo mío,que hay veces que no queda tiempo para nada más.

    Estos días no he podido visitarte ya que con el ordena mal,que eso que te conté que habia sido yo la que habia echo el estropicio en el cacharrín,pues no.Y es que de repente se me apareció una contraseña para entrar en windows y nada,que no podia entrar al sistema operativo;y es que dicen que el usuario nunca le puede poner esta contraseña y que la misma Casa de esta marca de ordenador la pone,ya ves,como cuesta barato quitarla jjejejejej.La llevé a un técnico y no fue capaz de quitarla y me cobró 30E;sí que logré entrar en windows,eso sí;pero no me quito esa molestia de contraseña.

    Bueno,que de esta vez el tema es que se me rompió la pantalla y hala,al técnico otra vez,a otro técnico,no al anterior;por fin me pusieron la pantalla y me quitaron la contraseña(la erradicaron del mapa),entro en windows directamente,hala creo que todo arreglado y sólo 99E,que comparando con el anterior servicio técnico...por eso digo "barato".Así que hala,como todo en esta vida no es ir al primer conocido y quedarse allí sea como sea,sino que hay que buscar quien dé los servicios buenos y a precio no exagerado.

    Mira,era sólo para saludarte y todo lo que te cuento...jajaja.

    Un saludín y todavia tengo que leer algunas cosas tuyas que tengo atrasadas por ahí.

    Saludinos.

    Carmen Pérez

    ResponderEliminar
  6. Hola, Carmen: Ya puestos, podrías pedirle a los Reyes Magos que te reparen el otro ordenador... Nunca se sabe... Je, je ,je.

    En serio, me alegra verte otra vez por aqui. Efectivamente, no dispongo de demasiado tiempo ni motivación para seguir publicando, pero no dejo de lado a los lectores que quieran hacerme consultas sobre mis entradas publicadas.

    Confío que te gusten las cosas que aún no has podido leer de mi blog. También espero publicar algún post nuevo en breve.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carlos!!!

    Hoy me he dado cuenta que ayer fue tu cumple.Pues nada,que dentro de poco me alcanzas,yo cumpliendo cada vez menos(en enero cumpliré 45,el año pasado cumplí 49;para el año 2013,los 40;así en cinco años,más o menos,volveré a ser una chavalilla)

    Estás en una edad muy guapa y lo único que importa en esta vida es ser lo más feliz que se pueda téngase la edad que se tenga.Un beso y que todo este año sea para ti de felicidad junto a los tuyos.

    PD.Los Reyes son unos tacaños,no arreglan ordenadores gratis.

    Carmen Pérez Mourelle

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.