martes, 19 de septiembre de 2017

Motor de arranque de Yamaha sr 250



Amig@s: Ya he realizado bastantes tareas de mantenimiento en la moto… Pero una cosa que era un misterio para mí, era abrir el motor de arranque. Voy a iniciarme en él usando mi motor de repuesto para que cuando tenga que abrir el que tengo en uso, tenga más experiencia, ya que estará montado en la moto.

Además, os puede servir a vosotros –los que aún no habéis hecho el proceso- para sacudiros el “miedo a lo desconocido”.

Este motor de arranque es idéntico al de otras marcas y modelos de motos, como la BMW k75, por lo que podemos usar sus recambios para nuestras motos. 

Empecemos por ver los materiales y herramientas que he usado:
Destornillador con mango en "T".
Destorgolpe o destornillador de impacto.
Maza para el destorgolpe.
Llaves fijas para retirar depósito y batería (Y subchasis, si procede).
Grasa para rodamientos (litio).
Cuchillo de plástico.
Trapo y alcohol.

Opcional: 
Lija fina .
Junta tórica (NBR ó Vitón de 42-46-2).
Tornillos Allen inoxidables M6X25.

Pues bien… una de las cosas que quería comprobar es que realmente no es necesario retirar la tapa derecha del motor –con lo que implica de tener que buscar una junta de cárter de recambio por si la estropeamos, vaciar totalmente el aceite…- para realizar el proceso. 

En el caso de tener el motor montado en la moto, deberíamos inclinarla o tumbarla entera sobre el lado derecho. 

Muy recomendable retirar el depósito de combustible. 
Así evitamos dañarlo, quitamos peso y no se derramará la gasolina por el tapón. 

También quitando la batería, eliminamos peso y evitamos que se pueda derramar el electrolito. Aparte de evitar daños irreparables, como veremos ahora.

En mi caso, tengo el motor quitado y me bastará inclinarlo para realizar el proceso.


Si vosotros tenéis el motor de arranque montado en la moto es MUY IMPORTANTE desconectar la batería y quitarla de la moto. 


La razón es que el cable negro que sale o llega al motor de arranque es un polo POSITIVO que va directo a la batería, sin pasar por ningún fusible, tan sólo pasa por el relé de arranque (obviamente, si no, estaría el motor de arranque funcionando constantemente). Y como el terminal suelto roce con el chasis con la batería montada y conectada, os podéis llevar un buen susto... o cargaros la batería o alguna parte del sistema eléctrico. No es broma.  Ya digo, no debería pasar... Pero mejor prevenir que curar.

Buena cosa, ya de paso que retiramos la batería, aprovechar para comprobar niveles de electrolito, limpiar bornes e incluso darle una carga...

Otra cosa: yo tengo el motor con un poco de aceite, pero por debajo del mínimo. Si vosotros usáis este procedimiento, igual necesitáis sacar parcialmente el aceite para evitar que se os salga al retirar el motor de arranque.
 
Comenzamos, retirando la tapa izquierda. Como no tengo instalados tornillos allen, sino los de origen, Uso el destorgolpe y los aflojo y retiro rápidamente.
 


Seguidamente, ya podemos aflojar los dos tornillos que fijan el motor de arranque. 

El inferior tiene un pletina que sujeta el cable negro.

Yo siempre suelo usar para estos tornillos el destornillador con mango en T, que manda una enorme fuerza. Pero lo más normal es que acabe por usar el destorgolpe. Eso sí, siempre escogiendo la punta adecuada.


A continuación volcamos el motor sobre unos cartones que hagan de calzo. Yo he usado una cuña de madera que se apoya en el cilindro, en la base de las aletas. Un modo tan válido como otro cualquiera, aunque hay que tener precaución al dar golpes.

Ya nos queda el motor de arranque a la vista. 


Falta retirar el cable que va al tornillo… cuando limpié el motor retiré unos cuantos cables que, de momento, no me iban a servir. Como véis, el terminal está bien protegido y es por la razón que os comenté antes: evitar cualquier contacto con masa (polo -)

Caso que tengáis el motor montado en la moto, Si es el modelo antiguo, es conveniente aflojar los tornillos del pequeño subchasis que lo rodea. Y, al menos, retirar uno para que dicha pieza pueda rotar y dejar el motor de arranque libre. En este caso, que se trata del motor moderno, el Nipon Denso, no es necesario, aunque se trata sólo de quitar un par de tornillos... Cómo veáis en vuestro caso.



Tras retirar los dos tornillos del motor de arranque –y la tuerca que fija el cable negro, ya digo que en mi caso ya lo tenía retirado- podemos ir sacando el motor. 

Lo hacemos con delicadeza, separando ligeramente el motor de arranque del cárter y, sobre todo, tirando hacia arriba (sacándolo longitudinalmente). Lo único que lo sujeta es la junta tórica que impide que el aceite del cárter salga por la junta, por lo que enseguida vemos que se desplaza y sale.
 
 
Ya vemos claramente en el cárter que el piñón o engranaje, con la cadena, permanecen más o menos en su sitio. Es más, podemos moverlo un poco para recolocarlo. 

Lo dejamos así y continuamos con el desmontaje del motor de arranque.

Vemos que tiene dos tornillos o pernos muy largos que lo recorren por fuera longitudinalmente. Son los que unen la parte izquierda con la derecha y lo mantienen así estanco.

Es buena cosa -yo no lo he hecho, pero es recomendable- trazar una línea horizontal con rotulador de modo que quede señalada la posición de las dos tapas respecto al cuerpo. Así, a la hora de montar, nos quedará exactamente igual.
Ponemos el motor con las cabezas de los tornillos hacia arriba y apoyándolo por abajo en una madera o superficie que no lo marque, usamos el destorgolpe para aflojar estos tornillos. Terminamos de quitarlos y ya nos queda el motor listo para abrir.
 


Con mucho cuidado, retiramos la carcasa del lado derecho, el que da al piñón, y nos queda a la vista un engranaje central y, engranados con éste, dos piñones situados diametralmente opuestos. En mi caso, estos dos piñones me quedaron en la parte del motor… 
 
Podemos colocarlos en sus ejes situados en la parte de la tapa para no olvidar que van ahí. No sé si influirá si se colocan al revés, pero nos curamos en salud poniéndolos ya en sus ejes.

Una apreciación: están secos, muy secos. Hemos de poner a la hora del montaje un poco de grasa. Ya lo veremos.

Para la parte opuesta, donde están las escobillas y el colector, hacemos lo mismo: abrimos con cuidado y, nada más abrir, marcamos con una línea de rotulador la posicón de la chapa respecto al cuerpo del motor. Nos evitará quebraderos de cabeza posteriores.
 
 
Abrimos y nos queda a la vista el colector y los carbones o escobillas situados en sus portaescobillas. 
 
 

En cada portaescobillas hay un muelle helicoidal que mantiene presionado cada carbón contra el colector -cuando está todo montado, naturalmente-.

Llegados a este punto, ya podemos empezar a hacer el mantenimiento. 

MANTENIMIENTO. 

Yo me he limitado en esta ocasión a abrir y cerrar… Pero lo suyo –máxime si el motor está en uso y montado en la moto- es proceder a realizar el mantenimiento. 

Para ello, limpiamos bien los rodamientos que vimos por el lado derecho y aplicamos un poco de grasa de litio limpia. ¡Ojo, sólo un poco! O la grasa terminará en las escobillas y la liaremos.
Y, lo principal, limpiar el colector. 

Debemos eliminar el carbón y suciedad acumulados entre las delgas o láminas de cobre que conforman el colector. 

Cada lámina debe estar separada de las otras y para ello limpiaremos la rendija que hay entre lámina y lámina. 

Podemos usar con mucho cuidado -y más paciencia aún- la punta de un objeto de plástico: cuchillo de camping, tenedor de plástico, etc. Así limpiamos y no dañamos. 
Mala cosa sería que se nos escape y arañemos las láminas de cobre.

También tenemos que limpiar dichas láminas o delgas con un trapito y alcohol. Si su estado es malo y presenta una suciedad que no podemos eliminar, o arañazos, podemos dar unas pasadas con una lija muy fina sobre las delgas. 


Es frecuente también si abrimos el motor de arranque porque empieza a fallar, que las escobillas requieran su sustitución… Pero eso ya es tema de otra entrada.

MONTAJE
Para el montaje: todo igual, pero en sentido inverso. Eso sí, hay una posición de montaje para todo: la parte de los rodamientos, tiene un tetón (en la tapa) que encaja en un hueco (del cuerpo). Se aprecia bien en las fotos anteriores cuando lo abrí.

Hay que cerrar la tapa procurando que encajen los rodamientos con la zona dentada sin que se salgan aquellos de sus ejes y, SOBRE TODO que el saliente encaje en su entrante para que la tapa quede en su posición. 

La marca que hicimos al principio con rotulador puede servirnos de guía para que esta tapa quede en la misma posición respecto al cuerpo  que antes de abrirla.


En la zona opuesta -la de las escobillas-, Debemos fijarnos igualmente en la posición que lleva.  

Nuevamente, tras observar la marca de rotulador que hicimos para colocar la chapa porta escobillas en su posición correcta, podemos cerrarla.  

Manipulando con cuidado para que las escobillas apoyen debidamente en el colector. Sin forzar nada NUNCA. Y fijándonos nuevamente en la posición de la tapa respecto al cuerpo (alinead las marcas de rotulador).

Tras cerrar los dos lados, Comprobamos presionando con las manos las dos tapas contra el cuepo que encaja todo bien, y ya podemos colocar los dos tornillos largos. Apretamos con firmeza, pero sin forzar.

Puesto que el motor de arranque no lo abrimos todos los días... Es buena cosa cambiar la junta tórica. Debemos buscar una resistente al aceite caliente, de NBR ó Vitón, y que tenga las medidas:   42-46-2 (int-ext-grueso).

Conviene que humedezcamos la junta tórica antes de montar con un poco de aceite de motor, aunque sea usado, para evitar que al meter el motor de arranque en el cárter, pellizquemos la tórica y la dañemos.

Recolocamos la rueda dentada del cárter, estudiando cómo entrará el eje dentado del motor de arranque. 

Normalmente, si el motor de arranque lo metemos de abajo hacia arriba, debería estar dicha rueda algo desplazada hacia arriba. 

Y viceversa... si metemos el motor con la parte trasera elevada, la rueda dentada del cárter debería estar un poco descentrada hacia abajo para que el principio del eje dentado del motor de arranque entre en su sitio.

 
Apretamos los dos tornillos, sin olvidar la chapita del cable... 

 Otra apreciación: No es mala cosa sustituir estos dos tornillos por inoxidables de cabeza allen. De hacerlo, buscad las medidas: M6X25mm.

 Y conectamos también el borne del cable negro (+) y apretamos su tuerca... Pero con suavidad, sin pasarnos. Porque esta tuerca tiene una arandela escalonada de plástico que partirá como intentemos apretar un poco más de lo debido. 

Verificad que el capuchón que protege el terminal lo cubre bien.


El resto, es sencillo: montar tapa lateral izquierda; volver a poner la moto en su posición; montar depósito; montar batería; y tapa de batería. 

No es muy complicado ¿Verdad?.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.