miércoles, 10 de febrero de 2010

Adaptar linterna para bici 2. Como colocar luz en bici. Iluminación de bici

ADAPTAR LINTERNA A BICI



Amig@s, ya os comenté que suelo coger la bici de noche y en algunos sitios de mi ruta habitual la oscuridad es completa, de modo que la luz de la bici es insuficiente. Ya os enseñé cómo adaptar una linterna convencional, ligera y potente, con batería recargable a la bici.


El invento funcionó, pero tiene algunos inconvenientes: el tamaño de la linterna es demasiado grande, aunque carezca de importancia, salvo por cuestiones puramente estéticas.


Pero el tiempo de carga de la batería es alto y aunque ésta dura bastante, lo cierto es que cuando empieza a agotarse, la luz tiene la intensidad normal al encenderse, pero enseguida empieza a perderla… y lo ideal es agotar completamente la batería antes de recargarla para alargar su vida útil, con lo que pasamos a veces por periodos en los que la luz es débil, pero la batería de la linterna aún no está lo suficientemente baja…



Dando un paseo, me encontré en una tienda una linterna de leds para colocarla en la cabeza.



Tiene un tamaño compacto, es ligera y lo mejor: tiene varias combinaciones de luz: se puede poner con un solo led para que nos vean, con la mitad, con todos en iluminación fija, o todos pero parpadeando…


Además su diseño me hizo pensar que quedaría muy bien en la bici.


Ya no tendremos que estar desmontando la linterna cada vez que terminemos de usar la bici, ni tendremos que preocuparnos de si la batería está más o menos cargada: podemos incluso llevar pilas de repuesto y listo.


Pero, la pega es que es preciso adaptar la linterna, destinada en principio a ser usada con unos elásticos en la cabeza, al manillar de la bici.


Lo primero es retirar las gomas, que nos estorban y no nos sirven para nada.


Vemos otra ventaja: la linterna puede girar sobre la base, con lo que podremos orientarla fácilmente para que ilumine más cerca o más lejos sin tener que hacerlo con el destornillador, como hacíamos con la otra linterna.


Tomamos la misma base que usé con el otro soporte y que fijé a la potencia del manillar y vemos en qué posición debería ir.



Entonces desmontamos la base de la linterna para poder manipularla mejor.



Con el destornillador eléctrico y una broca, abrimos los orificios en los lugares escogidos y atornillamos las dos piezas.



Como la base que tiene la linterna es mucho mayor que el soporte, lo recortamos un poco con una sierra para metal para lograr una mejor estética. Si el corte no queda lo suficientemente fino, podemos repasar con una lima o lija.



Y ya sólo queda poner otra vez la linterna en su propio soporte, atornillar éste al soporte de la potencia y… ¡A disfrutarla!



Y una sorpresa inesperada: cabe la posibilidad de girar el soporte de la linterna en la potencia y colocar la linterna bajo la potencia, hacia abajo, con lo que no se ve el manillar tan sobrecargado y sin embargo queda muy bien en la bici.


El invento ha funcionado tan bien, que hasta en retirado definitivamente la otra luz de la bici, pues con ésta tengo de sobra.


En cualquier caso, no olvidéis llevar un juego de luces en vuestra bici. Como mínimo la delantera y la trasera. No se trata ya solo de ver, sino sobre todo de que os vean. Os aseguro que os evitaréis a vosotros y a los demás más de un susto… o algo peor.



-------------------------------------------------------



2 comentarios:

  1. Me alegro que te guste y muchas gracias a ti por hacerte seguidora del blog.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.