martes, 2 de marzo de 2010

Limpiar congelador. Mantener congelador. Cómo descongelar el congelador

MANTENIMIENTO DE CONGELADOR



Amig@s: Hoy vamos a descongelar el congelador: un día se quedó entreabierto y se ha formado un montón de escarcha.


De todos modos, es algo que hay que hacer periódicamente porque de abrirlo y cerrarlo, va entrando aire más o menos cargado de humedad… y esa humedad se va acumulando formando una gruesa capa de hielo, escarcha y nieve.


Esto hace que el congelador no trabaje ya solo para congelar nuestros alimentos, sino también para mantener toda esa agua congelada y que por tanto, consuma mucha más luz y trabaje más forzado.


Lo que voy a hacer en este post puede parecer poco ortodoxo e incluso es posible que los fabricantes no lo recomienden, sin embargo, yo llevo usando este sistema de descongelación desde hace varios años y el congelador sigue como el primer día.

Eso sí, no me responsabilizo si no lo hacéis adecuadamente o si vuestro congelador se estropea en el proceso. Me limito a deciros cómo lo hago yo y quien quiera hacerlo así, ya está avisado.


El problema de descongelar el congelador simplemente apagándolo y dejándolo abierto es que tarda muchísimo en descongelarse y más si el tiempo es frío.

Por tanto, no podremos volver a congelar ningún alimento de los que había en el congelador.


Porque no sé si sabréis que los alimentos no se pueden recongelar, salvo que estuviesen crudos y los volvamos a congelar ya cocinados. Salvo este caso, jamás deberíamos recongelar nada.


Con mi sistema, podemos seguir manteniendo los alimentos congelados.


Otro concepto: el agua congela a 0º (con pequeñas variaciones dependiendo de la altura o las sales que tenga el agua).

Esto quiere decir que un alimento puede estar como una piedra, pero si ha subido de ciertos grados, ya está descongelado aunque siga como una piedra y su aspecto nos diga que está aún bien congelado.


Para descongelar el congelador, lo ideal es tenerlo presente desde algún tiempo antes para evitar que el congelador esté abarrotado de alimentos. También conviene dejar sitio libre en la nevera. Ahora os explico.

Debemos poner la nevera a tope un buen rato antes y sacar los alimentos o bebidas que puedan prescindir un rato del frío.

El resto de alimentos debemos subirlos a los estantes más altos de la nevera, ya que el frío tiende a quedarse en los niveles más bajos, que es donde pondremos los congelados.


Respecto al congelador, también lo podemos poner a tope un rato antes para que los alimentos cojan frío extra.


Cuando llegue el momento de la descongelación, debemos apagar el congelador y, lo más rápido que podamos, ir sacando los cajones y colocando su contenido bien apilado, dejando el mínimo de aire entre los alimentos en la parte inferior de la nevera.


Si lo dejamos así, que descongele por la temperatura ambiente, es obvio que todos los alimentos congelados se descongelarán.



Así que vamos a ayudarnos de la pistola de aire caliente, que ya hemos usado en varias ocasiones.

Pero ¡Ojo! Esta herramienta puede fundir plástico, hacer soldaduras en cobre… ¿os imagináis lo que puede hacer en el interior de vuestro congelador?


Por eso es muy importante usarla con mucho ojo, aplicándola sólo hacia el hielo durante poco tiempo cada vez, manteniendo cierta separación, y evitando cualquier parte de plástico del congelador, o lo derretirá.


También podéis usar un secador de pelo, que da bastante menos calor y así se minimiza el riesgo de dañar alguna pieza. Aunque, por si acaso, mantened las mismas precauciones de las que os recomiendo para la pistola de aire caliente.

Debemos trabajar de modo intermitente: aplicamos calor durante uno o dos minutos y dejamos el secador.




Mientras, podemos ir retirando el hielo y la nieve con una lengua –¡No la lengua de la boca, je,je! Si no un accesorio de cocina de goma y que por tanto no arañará el congelador- .



E incluso podemos usar una paleta de madera para dar leves golpes que harán que se vaya desprendiendo el hielo más suelto.



Seguidamente, volvemos a dar otro repaso con el secador y después otra pasada con la lengua o la paleta.



Es muy importante que pongáis un recipiente delante del canal de drenaje y que pongáis un trocito de papel de aluminio para que el agua vaya del canal de drenaje al recipiente directamente.


Así os ahorraréis tener que secar del suelo todo el agua que vaya saliendo, que es bastante.


En mi caso, el canal de drenaje es extraíble, de modo que se puede levantar, y volver a ponerlo pillando un extremo del papel de aluminio, así no se saldrá fácilmente.



A medida que vayan saliendo trozos mayores de hielo, podemos cogerlos con las manos y colocarlo en el recipiente.


Cada uno sabrá más o menos la estructura de su congelador. Yo me conozco los recovecos y de este modo, sé dónde puedo dar más golpecitos para no dañar ningún tubo.


La zona que suele dar más problema es la parte del fondo de arriba. Es cuestión de un poco de paciencia.


Cuando ya esté casi todo el hielo retirado, que sólo quede por alguna zona pequeños restos, podemos aprovechar para limpiar los cajones con agua y detergente lavavajillas. Lo dejamos perfectamente secos. Si alguien os ayuda limpiando y secando los cajones mientras descongeláis, ganaréis tiempo.


Una vez todo limpio, seco y sin hielo, cerramos el congelador y lo conectamos para que vaya cogiendo frío y podemos volver a colocar los alimentos en sus cajones.


No olvidéis dejar el congelador bastante tiempo en Supercongelación y si no tenéis esta opción, lo dejáis al máximo de frío.

Por muy rápido que seamos, los alimentos habrán perdido frío y el congelador está a la temperatura ambiente. Poniéndolo al máximo un buen rato, evitaremos que se estropeen.


El proceso ha durado menos de una hora en total y eso que tenía bastante atraso. Si lo hubies hecho antes, hubiera tardado mucho menos y también sería más sencillo.


La periodicidad con la que tengáis que hacer el proceso dependerá mucho de vuestro clima y del uso que le deis al congelador.

Me explico: si vivís en un clima muy húmedo, el congelador acumulará mucho más rápido la escarcha que si es un clima muy seco, donde la cantidad de humedad en el aire es menor. Y si abrís con mucha frecuencia el congelador para meter y sacar alimentos, también aceleramos la formación de escarcha.


En cualquier caso, debéis tener bien organizado el interior del congelador para minimizar el tiempo que éste abierto mientras sacáis o colocáis un alimento y que así se conserve más tiempo el congelador sin hielo y así no tener que realizar esta tarea con demasiada frecuencia.


Pero uséis el método que uséis, descongelad periódicamente vuestro congelador: El congelador sufrirá mucho menos, trabajará más desahogado y os durará más tiempo. A la par que gastaréis menos energía ¡Los recursos del Planeta son limitados!



------------------------------------------------------



8 comentarios:

  1. Muchas gracias por la brillante explicacion, la verdad es que cuando descongelo tarda mucho en irse el hielo y tengo todo el frigorifico desordenado lleno de congelados.

    ResponderEliminar
  2. De nada, Begiazul, es un placer tener lectores agredid@s como tú. Espero que los demás post también te sean de utilidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. si es una manera rapida pero sabes auenque nunca te alla pasado nada, es algo peligroso sabes que la refrigeradora tiene cosas explosivas que al entrar en contacto pudiera hasta explotar

    ResponderEliminar
  4. Sí, "la refrigeradora" es una máquina infernal de la que salen duendecillos comedores de pensamientoooooos.... je, je ,je, perdona la broma, pero se supone que hay que hacer lo que digo con un poco de sentido común: hay que aplicar el calor de forma suave, moviendo continuamente la pistola de calor, que ya digo, si podéis usar un secador de pelo, mejor. Obviamente, si dejas la pistola de aire caliente fija en un sitio mucho tiempo, probablemente no explotará, pero le harás un agujero al plástico del interior... No se trata de no hacer las cosas...todo es peligroso: te puedes cortar un dedo o una mano cortando el pan... Pero hay que cortar el pan, sólo que con cuidado.
    Perdona nuevamente mi broma inicial. Tienes razón: hay que hacerlo con cuidado. Así evitamos accidentes.
    Un saludo y gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. si t hacen caso se cargaran s congelador y tendran k comprar otro y los recursos dek planeta escasearan más x n mal uso!!! Se debe descongelar x su natural

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, anónim@ amig@:
      Todos los post que he realizado han sido hechos por mí y en mis pertenencias... No lo he copiado de ninguna página (a diferencia de algun@s). Y esta operación que describo, la he realizado montones de veces.
      Prueba de ello es que la entrada es del año 2010 -aunque llevo haciéndolo de mucho antes- y hasta la fecha sigo con el mismo congelador -y estamos casi en 2015-. Lo que sí que es perjudicial es hacer trabajar el congelador repleto de hielo y escarcha, forzándolo y consumiendo más energía.
      Así que la mejor forma de conservar los recursos del planeta es justamente descongelar con frecuencia.
      Y si descongelamos a temperatura ambiente... echaremos a perder todos los productos que tengamos congelados, o nos veremos forzados a consumirlos rápidamente.

      Comprendo que tu comentario es fruto de la ignorancia. Es una pena ver a las personas realizando tareas improductivas o perjudicando a quienes tratan de hacer algo de provecho hacia los demás... pero supongo que tiene que haber gente para todo.

      En cualquier caso, gracias por expresar tu opinión, lector/a desconocido/a.

      Eliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.