jueves, 10 de junio de 2010

Plagas y enfermedades de las plantas. Insecticidas y tratamientos para las plantas. Los pulgones. La araña roja.


PLAGAS E INSECTICIDAS



Amig@s: tengo montones de post pendientes de publicar: sobre la restauración de mi viejo ordenador, el esquejado de las plantas, la reparación de un ventilador roto, etc, etc…. Pero varios lectores me han preguntado sobre cómo eliminar ciertas plagas que afectan a sus plantas y he comprendido que es un tema de gran interés y que afecta a muchas personas.


Las plagas pueden llegar a atacar nuestras queridas plantas pudiendo llegar a matarlas o dejarlas muy debilitadas.


Tengo que disculparme porque he suprimido las marcas de los productos que cito. No me gusta hacer publicidad gratuita. Si alguien quiere patrocinar el blog y pagar por ello, tendré mucho gusto en poner su marca bien grande. Pero mientras tanto…. Censura al canto, jejejeje


Ante todo, hemos de distinguir que las plagas pueden ser de diversa índole. Sin duda la peor plaga para mí, es la de araña roja. Estos ácaros se reproducen a mayor velocidad a medida que sube la temperatura ambiente y les encantan los ambientes secos… Un caldo de cultivo perfecto para que devoren nuestras plantas en verano. Aparte que son bastante resistentes.


La plaga más sencilla de eliminar, y es la que ha suscitado este post son los pulgones.

El principal problema de estos bichejos es que producen una especie de líquido dulzón que encanta a las hormigas. De modo que las hormigas se encargan de protegerlos, cuidarlos y distribuirlos por las plantas para lograr a cambio su dulce recompensa.


Pero los pulgones en sí, son muy fáciles de eliminar con cualquier insecticida suave.


Otras plagas pueden ser: la mosca blanca: que son unas moscas muy pequeñas que suelen revolotear sobre nuestras plantas y si tratamos periódicamente con insecticida, no darán mayores problemas.


Los trips o cigarrillas, son una especie de saltamontes minúsculos que provocan unas manchas blancuzcas características en las hojas. Son resistentes, pero no invulnerables.


Finalmente, mencionar la cochinilla, que podremos distinguir por unos abultamientos blancuzcos situados en diversas partes de la planta.


Otro tipo de plagas que merece mención aparte son los hongos. Pero esto ya sería tema para otro post.


Podría hablaros más extensamente de cada tipo de plaga, pero eso escaparía a la extensión del post ¡Daría para escribir un libro! De todos modos, si os interesa, más adelante podemos hablar con más detalle de cada plaga y su tratamiento específico.


Hay algunos tratamientos preventivos que dan muy buenos resultados. Por ejemplo, el aceite de neem es un producto natural que podemos usar incluso en plantas que vayamos a consumir y actúa como insecticida suave y repelente de los insectos.



También el jabón de potasa se usa para “lavar” las impurezas de las plantas, logrando matar huevos y larvas.


Incluso he oído que pulverizar las plantas con un macerado de ajos crudos machacados actúa como repelente de los insectos, aunque no sé hasta qué punto será efectivo… si queréis probarlo y después comentarme los resultados….


También es muy bueno, sobre todo para los hongos, una maceración de tabaco: se mete un cigarro en un poco de agua y pasado un tiempo, pulverizamos con el asqueroso líquido obtenido.

Francamente, es el único beneficio que veo a los cigarros y digamos que no sirve precisamente para que los bichos se ponga gorditos y saludables, jejejej



El mejor remedio natural que es malo para los bichos y realmente bueno para las plantas es el macerado de ortigas. ¡No, lo que veis en la foto no es cerveza, simplemente he reciclado el envase vacío para conservar este valioso producto! Je,jejeje


Ya os contaré en otro post cómo prepararlo… pero es importante tener ortigas, prefertemente frescas, sin semillas y en esta época es un poco más complicado obtenerlas.


Pero es un estupendo insecticida y al mismo tiempo un abono y estimulador perfecto para las plantas. Si vivís en una zona donde proliferan estas plantas, podéis preparar el producto y conservarlo durante bastante tiempo.



Pero si nos vamos a los insecticidas comerciales, vemos que es todo un mundo: los hay en distintos formatos, para distintos usos, y de muchos precios ¿Cuál elegir? Si queremos elegir algo seguro, que elimine todas las plagas, podemos recurrir a algún insecticida específico para plantas tipo triple acción: que mata ácaros, insectos y hongos.


El problema es que suelen ser caros y si tenéis una plaga de un insecto en concreto, como podría serlo los pulgones, sería como matar un mosquito a cañonazos.


Para este caso podría serviros cualquier insecticida apto para plantas.

En este caso recomiendo un insecticida para plantas económico.



Yo suelo usar uno para uso profesional de horticultura que viene concentrado. Basta mezclar la cantidad indicada por el fabricante por litro de agua y pulverizarlo. Eso sí, conviene usar guantes y evitar respirar el pulverizado.



Es bastante tóxico. Pero es muy eficaz; muy económico, porque viene muy concentrado; y se degrada rápidamente, pues es para aplicarlo en horticultura. Y por supuesto, podréis encontrarlo en frascos mucho más pequeños que el que os muestro en las fotos.



Pero podemos usar igualmente algún producto de los vendidos en bazares de todo a 0.60€ -ya sabemos que la calidad de los productos de estos lugares no siempre tienen la calidad que esperamos, aunque en este caso sí puede valernos-, o en droguerías. Ya depende del tipo de plaga y lo extendida que esté.


Sin duda lo mejor es el tratamiento preventivo: es inevitable que en verano recibamos la desagradable visita de una plaga.

Si pulverizamos cada diez o quince días con un insecticida suave o algún repelente, y estamos pendientes, lograremos erradicar la plaga casi antes de que haya aparecido.


También es importante que las plantas estén debidamente sanas y para ello deberemos darles un abonado adecuado y el riego preciso. Si las plantas están demasiado débiles, cualquier insecto que llegue, se convertirá en una plaga. Las plantas son como nosotros: si estamos bien alimentados, descansados, libres de estrés… difícilmente nos pondremos enfermos. Y si enfermamos, nos curaremos antes y mejor que si estamos débiles y estresados…


Ya dije antes, que la temida araña roja gusta de ambientes cálidos y secos. Si tenemos las plantas debidamente hidratadas, las pulverizamos –nunca a pleno sol- cuando el clima sea particularmente seco y caluroso… se lo pondremos algo más difícil a la araña roja y con poco insecticida, lograremos rechazar el ataque.


Pero hay que mantener el equilibrio: un exceso de humedad puede provocar ataques de hongos ¡Tampoco tengamos las plantas permanentemente mojadas y con el substrato encharcado!


Hay que actuar con sensatez y estudiar en cada caso concreto por qué cierto insecto se ha reproducido alarmantemente en nuestro pequeño jardín. Como dije antes, los pulgones son cultivados por las hormigas…. A veces basta mantener las hormigas controladas para poder eliminar fácilmente una plaga de pulgones.


Eliminar una plaga de pulgones recién iniciada puede ser tan sencillo como pasar un algodón humedecido en alcohol de farmacia por toda la planta. Por eso es importante estar pendientes de nuestras plantas.


Con frecuencia pensamos que las plantas sólo necesitan un poco de agua de vez en cuando…. Y nada de eso: precisan tanta atención como cualquier mascota que podamos tener. No ladrará si le falta agua, ni maullará si no tiene comida… precisamente por eso debemos redoblar la vigilancia y más si estamos en ésta época del año en que los insectos están ávidos de comer y reproducirse.


Un consejo final: a veces se puede maltratar una planta más por exceso de cuidados que por falta de ellos: a veces es preferible regarlas menos y que pasen un poco de sed a que el substrato esté encharcado y eso provoque pudrición radicular, ataques de hongos y estrés a la planta.

Igualmente el abonado siempre deberemos darlo en dosis menos concentradas y más espaciadas de lo que indica el fabricante…

Las plantas no engordarán de forma enfermiza como nuestras mascotas cuando están sobrealimentadas, simplemente se debilitarán y morirán ante nuestra estupefacta mirada que no comprende cómo regándolas a diario y abonándolas tanto, hayan podido morir….


Amig@s: el conocimiento nos da la sabiduría, jejejejejje


1 comentario:

  1. Muy buenos consejo, gracias necesitaba instrucciones como esta

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.