jueves, 19 de agosto de 2010

Arreglar puerta de congelador. Reparar puerta nevera. Soldar plásticos. Puerta de nevera rota


Reparación de tapa de congelador



Amig@s: Si hay un electrodoméstico que se use en verano, es el congelador....¡Esos heladitos, esas bebidas enfriadas a base de cubitos de hielo, ésas neveras de la playa con el frío mantenido gracias a los bloques refrigerantes que hemos sacado del congelador! Esto hace que sufra a veces más de lo necesario y esto a veces ocasiona roturas...


Este congelador tenía una esquina de una de las tapas interiores rota, justamente en donde tiene un pivote que sirve de bisagra. No recuerdo qué pegamento se usó para arreglarla, pero hace unos días, cuando fui a abrir la tapa, se me quedó en las manos. Se ve que el frío extremo del congelador no es muy bueno para ciertos pegamentos o bien que es un plástico muy difícil de pegar. Asi que vamos a volver a usar nuestro soldador.

Ya vimos como podíamos soldar perfectamente los plásticos usando un soldador para cables eléctrico. Vamos a repetir la jugada, ya que ha sido una reparación duradera y muy buena, que nos ha ahorrado tener que recorrernos un montón de tiendas en busca de la pieza partida.

En este caso, la pieza es de cierto grosor: unos 3mm y de color blanco. Vamos a tratar de preservar la estética, para lo cual sólo realizaremos la soldadura por la parte trasera.



El proceso es similar al que realizamos para soldar la barandilla de la repisa de la nevera: raspamos bien las piezas para eliminar cualquier resto de pegamento o suciedad.

Es conveniente también pasar un trapito con alcohol que elimine la grasa que nosotros mismos podemos haber aplicado al tocar con los dedos.

Colocamos las piezas en su posición y sujetándolas con firmeza, derretimos en un par de puntos con el soldador. Eso ya garantiza que no se van a mover.

Ahora ya podemos pasar el soldador por toda la unión con cuidado al llegar a los bordes, que ya vimos que en esa zona podemos pasarnos fácilmente y estropear los bordes de la pieza.



Como la zona soldada ha quedado bastante hundida y lo que pretendemos es que quede más fuerte, vamos a incorporar un poco de material.


Aun me quedaba un trozo del bolígrafo que usamos para reparar la nevera. Es transparente, pero como vamos a realizar la soldadura por la parte interna y además tampoco tengo un plástico similar al de la tapa del congelador, voy a usarlo.



Ponemos un trocito y lo vamos derritiendo sobre la unión que hicimos antes. Vemos que va rellenando y fundiéndose con el plástico de la tapa.



Al darle la vuelta, vemos que ha quedado una ligera grieta. Como realizar la soldadura en esta parte sería bastante antiestético –aunque ya vimos que se podía lijar y pintar- Voy a ponerle un poco de pegamento epoxi de dos componentes, que rellenará esta pequeña grieta y le dará también fuerza. Sin esto, seguramente también quedaría muy fuerte, pero Siempre es mejor asegurarse.

Al día siguiente, ya podemos colocar la tapa nuevamente en su lugar. Ha quedado perfecto.

Y os repito lo que os dije en el otro post donde usamos el soldador rápido: que este soldador, pese a su potencia y rapidez, nunca me ha servido para soldar cables: genera tanto calor que escupe el estaño derretido. Si os habéis comprado un soldador de este tipo para aprender a soldar cables eléctricos, os recomiendo que compréis otro soldador, de los más económicos que se dejan enchufados y tardan un rato en coger calor. Con éstos lograréis unas soldaduras muy buenas y precisas.



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.