viernes, 7 de enero de 2011

Horno solar 30-60. Resumen de construcción de horno solar. Cómo hacer un horno solar. Cocinar con el sol.


RESUMEN DE CONSTRUCCIÓN DE HORNO SOLAR



Amig@s: El horno solar, tal y como lo he fabricado ha llevado mucho tiempo y para explicarlo detalladamente, llevaría muchos post. Así que voy a hacer un resumen de su fabricación.

Seguramente tendréis montones de dudas, pero no os preocupéis, porque vamos a ir explicando detalladamente, paso a paso, cómo lo he fabricado.


Se trata de un modelo de horno 30/60 que se caracteriza porque podemos variar su orientación al sol para aprovecharlo al máximo independientemente de la estación en que estemos.


Hemos empezado haciendo un plano a escala de los laterales, que son los que darán la forma al horno. Como esto es un resumen y no puedo entrar en detalles, os sugiero que lo hagáis a escala real.


Para determinar las medidas, he empezado por ver la olla que voy a usar y adaptar el horno a la olla. ASi no corremos el riesgo hacer el horno demasiado pequeño. De hecho, al final hasta me ha salido demasiado grande, pues no quería correr riesgos.


Para hacer el plano, basta hacer en una cartulina un triángulo rectángulo: un ángulo recto y trazar la hipotenusa a la distancia que nos convenga, dependiendo del tamaño de la olla que vayamos a introducir dentro. Seguidamente, trazamos en los extremos de la hipotenusa unas líneas perpendiculares a ésta y que eliminarán las esquinas, cuyo espacio es inaprovechable y no nos sirve.


Ahora hay que pasar el plano a la práctica:

Siguiendo el plano que hicimos antes, recortamos cuatro piezas iguales en chapón o tablé de 3 ó 4mm (si es más grueso, mejor, pero no es imprescindible). Dos irán en la parte exterior y las otras dentro.



Pegamos en los laterales exteriores y por todo el borde unos listones de 35 ó 40mm, procurando seguir fielmente los ángulos para que la madera quede bien ensamblada, sin huecos en las uniones.


Reforzaremos cada empalme con cola y añadiremos tirafondos, tubillones o chapas atornilladas, lo que os resulte mejor.



Seguidamente, recortamos los largueros. Yo les he dejado unos salientes o tetones que garantizan una fijación resistente con los laterales.



La unión la he hecho a base de cola blanca y tirafondos. No es lo más profesional, pero da una unión fuerte y es muy rápido de hacer.


Si os parece complicado… también podemos usar unos ángulos metálicos que se colocan fácilmente con pequeños tirafondos y queda bastante sólido.


Seguidamente, rellenamos con cartones de cajas de embalaje los laterales.

Entre capa y capa de cartón, pondremos cola blanca diluida o látex ligeramente aguado para que los cartones estén unidos entre sí y al fondo y laterales, con lo que darán mucha fuerza.


Si quedan huecos, los rellenaremos con papel de periódico impregnado en cola blanca o látex, a modo de papel maché.

No hay que dejar ningún resquicio entre capa y capa ¡el buen aislamiento es uno de los fundamentos del funcionamiento del horno!



Seguidamente, podemos cerrar los laterales por la cara interna. Basta recortar por las esquinas para adaptarlos a los largueros y encolarlos al marco del lateral.


Otra opción más sencilla hubiera sido cerrar primero el lateral y después poner los largueros, pero el chapón no es muy fuerte y así queda más sólido.



Pusimos algunos listones adicionales para que el chapón de la parte exterior tuviera suficiente apoyo, sobre todo en las zonas donde se unen los chapones.


También reforzaremos el chapón interno, que ha de soportar el peso de la olla con los alimentos y la elevada temperatura.



Antes de colocar definitivamente los apoyos internos, colocamos los chapones del exterior

Y empezamos a poner capas de cartón, como hicimos en los laterales, hasta el límite de los listones de apoyo, naturalmente.



Entonces, fijamos lo apoyos internos –podemos usar clavos y ángulos de madera, o ángulos metálicos atornillados- y seguimos rellenando con capas de periódico y tapamos los huecos con tiras de papel de periódico y látex o cola blanca diluidos en agua.



Llegados al nivel deseado, ya podemos poner los chapones internos con cola y clavos.

Y ahora el horno sí tendrá su aspecto definitivo, a falta de pintarlo y colocarle la tapa con el cristal, naturalmente.


Para pintar, empezaremos por enmasillar las posibles rendijas que queden entre las uniones del interior y desperfectos internos y externos, para seguidamente dar un lijado general para evitar que haya chapones que sobresalgan.

Y si hay alguna esquina donde se haya desportillado un poco, también podemos enmasillar.



Finalmente, damos un par de manos por fuera con pintura de dique o pintura de caucho –también suele llamarse antigoteras, pues se usa para pintar suelos de terrazas y tejados-, que nos ahorrará darle manos y manos de pinturas y barnices, logrando un efecto más adecuado para la intemperie.



Hacemos un marco para el cristal.

Es la hora de decidir si queremos un cristal doble, que mejorará el rendimiento, o uno sencillo.

Conviene que sea cristal templado. Así que si lo encargáis en la cristalería, insistid en ello.

Si vais a usar un cristal que tengáis por casa, simplemente le hacéis un marco de madera, lo fijáis con junquillos y lo atornilláis al marco del horno para que quede bien sólido.



Podéis mejorar la estanqueidad y el aislamiento si ponéis el borde donde se apoya el marco del cristal un burlette de los de caucho o goma.


Otra opción es encargar en una tienda de enmarcado de cuadros un marco con cristal.



Fijamos el marco al horno mediante bisagras colocadas en el lado inferior de la posición de verano.



Aunque el horno pueda funcionar así perfectamente, vamos a ponerle al menos un reflectante exterior que aumente considerablemente el rendimiento.



Debe ir fijado al horno mediante un sistema de bisagras que permita su regulación del ángulo y si podemos hacerlo abatible para lograr que cubra el cristal cuando no usemos el horno, mejor que mejor.

Yo he colocado el reflector-tapa sujeto con bisagras situadas en la tapa que colocamos anteriormente y en el mismo lado donde pusimos las bisagras de la tapa.



Para regular la orientación del reflector-tapa, he puesto dos cáncamos o hembrillas: uno en la tapa y otro en el reflector. He pasado una varilla roscada que queda fija en la hembrilla inferior por dos tuercas.


La tuerca superior mantiene la posición del reflector. Solo tenemos que orientar el reflector y darle unas vueltas a la tuerca para lograr que se quede así.

Para cerrar el reflector-tapa, basta levantarlo al máximo y así sale de la varilla y se puede colocar sobre la tapa de cristal, quedando perfectamente cerrado y el cristal protegido y limpio mientras no se use.


También es buena cosa ponerle algunos detalles:



Un par de asas al horno, porque cuando tengamos que moverlo, aunque sea para cambiarlo de posición (recordemos que es un modelo 30-60), nos costará bastante si no tiene asas.

Es pesado y voluminoso y las asas nos permitirán una manipulación más sencilla.


Y también es útil poner una bisagra de compás que permita que al abrir la tapa de cristal, ésta permanezca abierta. Así podremos meter y sacar más cómodamente los alimentos, sin tener que estar con una mano ocupada en mantenerla abierta.


Hemos de revestir todo el interior con papel de cocina tipo “aluminio”, para lo cual, volvemos a coger nuestra cola blanca, la diluimos y ponemos una capa con la brocha en la pared que vayamos a revestir. Ponemos el papel con cuidado y vamos alisándolo con un paño para que quede bien fijo y con las menos arrugas que sea posible, aunque si queda alguna, tampoco importa demasiado.


Y ya solo queda meter dentro la chapa y la olla que hemos pintado con pintura negro mate y orientarlo al sol.



Para que el horno “se cure” es preciso ponerlo varias veces sin alimentos. Solo pondremos algo de agua en la olla, que después tiraremos.

Asi las pinturas y pegamentos se secan bien y no desprenderán olores o productos nocivos.


Es muy recomendable ponerle paneles reflectantes adicionales, pues aunque la temperatura no se eleve demasiado, sí que nos facilitará la tarea al no tener que estar orientando el panel-tapa, que hay que ajustarlo a lo largo del día, y al recibir más luz, la olla se calentará antes, empezará antes la cocción y en consecuencia la hará en menos tiempo.


Es importante tener en cuenta que aunque cocine perfectamente los alimentos, precisa al menos del doble de tiempo que un horno convencional.

Si bien presenta la ventaja que la comida ni se pega ni se pasa: podemos ponerla en el horno al ir a trabajo y al regresar tendremos una deliciosa comida lista para tomar y sin haber consumido ni un gramo de gas o un vatio de luz… ¡Pero tiene que ser un día soleado! Si está completamente nublado, no nos sirve. Si se interpone alguna nube de vez en cuando, no importa demasiado.


Y si estáis en casa mientras cocináis en el horno, podéis orientarlo para que esté bien enfrentado al sol cada 25 ó 30 minutos y así el rendimiento será mayor.


Si os atrevéis a hacerlo, ya sea este modelo, uno sencillo de cartón u otro que os guste, empezad por buscar una olla que sea del tamaño que preciséis y ajustad las medidas.

Si tenéis problemas de espacio es muy interesante que lo hagáis. De lo contrario, a mayor tamaño, mayor rendimiento. No podemos cocinar para una familia entera en un horno solar diminuto, a no ser que le pongamos unos enormes reflectores.


Decir, finalmente, que no podemos usar el horno para freír. La pasta tampoco da buenos resultados porque al cocerse lentamente queda muy pegajosa.

Pero podemos cocer huevos, hacer guisos, potajes, magdalenas, pan, pizzas…. Y todo hecho con la energía del sol, sin gastar nada y contribuyendo al medio ambiente al consumir menos combustibles no renovables.


Espero incluir al final unas recetas para que veáis la cantidad de cosas que podemos hacer. Y la forma de hacerlas, ya que tenemos que adaptar los ingredientes a este tipo de cocción, como por ejemplo, poniendo menos agua en la olla, ya que apenas va a romper a hervir y se evaporará muy poca y por otro lado, así tarda menos en alcanzar la temperatura de cocción.


Aún tengo que hacerle algunas modificaciones, ya que en la posición de invierno, veo que parte de la luz se refleja hacia fuera y también quiero añadirle algún panel reflectante más.

Por lo demás, es un interesante proyecto: ecológico y práctico.

¡Acepto pedidos!


Y como prueba de que el horno funciona, aqui os dejo este pequeño vídeo, donde se ve perfectamente como hierve el agua.

En este caso, estamos cociendo los ingredientes para una exquisita ensaladilla rusa, que a mi mujer le sale deliciosa, por cierto. Está grabado a mediados de julio y con dos paneles reflectantes instalados


video

10 comentarios:

  1. Hola Carlos!:

    Me ha gustado mucho cómo has hecho el resumen y doy fe que si no es con resumen necesitarias muchos post,pero ya te conocemos y sabemos que en "comentarios"aclararás nuestras dudas.

    Muchas gracias por ser tan profesional y por tener un blog tan útil.También por ser tan amable.

    Un saludín desde Mieres-Asturias.Se te aprecia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias: de todos modos pienso poner toooooodos los post sobre la construcción del horno solar. Precisamente por ser bastantes, me he decidido a poner este primero de resumen, a modo de "índice". Asi nadie se perderá cuando vaya por el octavo o el décimo, jejejejej.

    Me alegro que te haya gustado y espero que esto anime a todos a hacer este tipo de horno, ya sea de cartón o de madera y así poder contribuir a preservar el Medio Ambiente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    Lo primero felicidades por el horno, te quedo de puta madre,yo estoy teminando de construir uno igual (horno 30º,60º) y me quedaban unas dudas y encontre tu maravilloso blog.
    El material que use es contrachapado de 10mm , caro pero bastante robusto,compre pintura anticalorica negra que aguanta hasta 300º y tengo una duda: ¿puedo pintar el horno por fuera con esta pintura?
    Por cierto copiare tu reflector me gusta mas que el que iba a hacer, porque puedo plegarlo ya que vivo en una furgoneta.
    un saludo enorme campeon¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Bueno, antes que nada, muchas gracias. Puse mucha ilusión en los post del horno solar y logré que quedase muy bien y que funcionase perfectamente. Y es un placer que sirva de ayuda a otr@s.
    De hecho, aún no he terminado de publicar los post del horno y como nadie hacía ningún comentario, pensé que quizá no resultase de interés. Pero ahora seguiré con ello para que veáis los últimos detalles.

    El reflector es muy práctico pero en invierno necesitarás un reflector adicional. Creo que lo tengo también publicado. Falta ponerle las patas, que lo explicaré en breve. ya que así no se apoya en toda la base y no se estropea tanto.

    Respecto a la pintura. Un problema que he tenido ha sido precisamente la humedad por la lluvia. Tengo que dejarlo tapado con un toldo cuando llueve y eso que utilicé pintura de caucho. Por eso te recomiendo que le pongas una buena pintura que resista la intemperie y bastantes manos. Por el exterior no va a coger mucho calor, así que no es preciso que uses esa pintura... Aunque si tienes de sobra y es fuerte...

    Ánimo con tu horno y ya comentarás cómo te ha ido. Y no dudes en comunicar cualquier duda.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola donde lo tienes, lo de los reflectores, me interesa gracias, espero seamos much@s

      Eliminar
  5. Hola Carlos, no pienses que nadie te sigue sólo porq no hay comentarios, tu idea de horno es estupenda a y me puse a hacerlo con mi hijo, a ver q tal nos sale, un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Poliglotín. Te animo a que sigas con ello y si tienes cualquier duda, no dudes en decirlo en un comentario.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola Yo ya contrui un horno solar con cajas de carton y me funciono, ahora quiero intentar hacer el que tu describes, puedo usar como aislante unicel??

    ResponderEliminar
  8. Hola Carlos felicitarte por tu proyecto, sabes que tengo problemas con el calor, me gustaría saber como poner paneles, me podrías ayudar, te lo agradecería mucho.

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.