lunes, 13 de junio de 2011

Jabón casero. Cortar jabón reciclado. Cómo conservar el jabón casero. Envasar el jabon


Jabón casero: extracción y envasado

Enlace

Amig@s: Ya vimos en otro post todo el proceso de obtención de jabón a partir de aceite de cocina usado.


Como os dije, usé como moldes unos bricks de leche a los que corté la parte superior y unos vasos de yogurt de plástico.


El proceso de verter el preparado en los moldes terminó hace unas 44 horas y ha llegado el momento de examinar el jabón obtenido, desmoldarlo, cortarlo en porciones manejables y envolverlo para su curado y almacenaje.

Enlace

Vemos, en efecto que el color ha cambiado por completo: al echar el aceite al cubo con sosa y agua, era de color verdoso oscuro; al verter el producto en los moldes, tenía un color avellana. Ahora es casi blanco, color marfil o mantecado. Al tacto se nota completamente duro, tanto por la superficie como por el resto del molde.



Y si separamos ligeramente la pared del envase del jabón, vemos que se despega perfectamente.


Ciertamente, podemos aprovechar los bricks para otra ocasión…Pero por otra parte, tenemos dos niños en casa y es raro el día que no obtenemos uno o incluso dos envases de leche vacíos.


De todos modos, el primero he tratado de sacarlo sin romper el envase y la verdad es que me ha costado un poco. Mayormente porque se hace el vacío en el fondo del brik y esto impide que podamos extraerlo. Quizá si en vez de retirar la cara superior hubiese puesto el brik horizontal para eliminar una de las dos caras mayores, el desmolde hubiese sido mucho más fácil.


De todos modos, no importa, ya os digo que es un envase de deshecho y no merece la pena aprovecharlo, ya ha sido útil para dos cosas. Podemos depositarlos en el contenedor de basura de envases y el reciclado se ocupará de ellos.



Así que he probado a hacer un corte con el cuchillo en uno de los bordes y ya se termina de abrir desgajándolo con las manos.



Es muy sencillo y el jabón no sufre ningún daño.




Ya al llegar al fondo del envase, podemos terminar de extraer todo el bloque de jabón de una pieza.



Seguidamente, cortamos en rodajas gruesas la pieza de jabón. Podemos usar un cuchillo afilado. Se corta muy fácilmente.


Os recomiendo usar un cuchillo afilado y de hoja delgada y cortar evitando presionar demasiado con el cuchillo hacia abajo.

Es mejor cortar deslizando la hoja hacia delante y hacia atrás para que el filo del cuchillo sea el que haga el trabajo. Así no se quebrará si el jabón está algo más duro de la cuenta.


Yo he cortado cada pieza en rodajas de 2.5 a 3cm, que me parece un grueso muy adecuado para una pastilla de jabón.



Pasamos a colocar cada rodaja de jabón en una hoja de periódico o diario, la envolvemos con ella, y ya está listo para guardarlo hasta que se cure.


Aunque yo he realizado todo este proceso a mano desnuda. Lo cierto es que se nota que es bastante fuerte aún.

De hecho, al limpiar la tabla, dejó marcas en los sitios donde habían quedado partículas de jabón.


Así que os recomiendo usar guantes, como os dije en el post anterior y, además, que uséis una tabla de cortar de poliéster o un trozo de tabla revestida de melamina. Así no la dañaréis.


En cuanto a los otros moldes, los de yogurt, he descubierto que la mejor forma de desmoldar es haciendo unos ligeros cortes en el plástico por la parte superior, donde estaba pegada la tapa del yogurt. Basta tirar de esa zona hacia abajo, y sacamos una loncha del envase. Las otras tres paredes ya se abren fácilmente liberando el preciado jabón totalmente intacto.


De todos modos, prefiero el uso de briks porque el almacenaje es mucho más sencillo y ocupa mucho menos sitio, ya que los jabones son planos y se apilan muy bien.


Han salido 27 jabones de esta remesa ¡No está nada mal! Nuestros amigos y familiares estarán muy contentos, porque es tan sencillo de hacer, tan económico y tan sorprendente que vamos a repartir prácticamente toda la producción. Cada pastilla de este jabón dura bastante… ¡Y mucho antes que hayamos gastado un par de pastillas ya tendremos aceite para fabricar otra tanda!


He observado que nadie le hace ascos a un par de pastillas de este jabón casero… Al contrario, siempre alguien comenta: “Qué bien, como el jabón que hacía mi madre, o mi abuela….”

A veces lo bueno de los regalos no es lo que nos gastamos en el objeto, sino la utilidad del mismo y los recuerdos que trae.


Decir finalmente, que vemos que el jabón obtenido es de color uniforme, liso, y sin ninguna partícula que no sea puro jabón y que no huela a jabón. Lo digo principalmente para hacer hincapié en la calidad de este producto, pese a estar hecho con aceite de oliva muy, muy usado. O sea, que ha sido usado para freír muchas veces e incluso freír pescado.

Si no es así, y os han dado una pastilla con varios tonos de color, que algunas zonas huelen mal… Es que ese jabón no está bien hecho. Deshaceros de él y fabricad vuestro propio jabón… ¡Es tan sencillo y gratificante…!


Y listo, sólo queda esperar a que el jabón se cure, que pierda un poco de fuerza, para que pueda ser utilizado sin riesgo, cosa que puede tardar tres o cuatro semanas.


Y vuelvo a animaros a que hagáis jabón con los restos de aceite. Seguramente, con el tiepo le pongáis aromas y otros ingredientes que convertirán este humilde producto en algo realmente atractivo y delicado. Pero en cualquier caso, es una bonita experiencia y un buen jabón que tod@s deberíamos tener en casa.


3 comentarios:

  1. Hola Carlos,
    En caso de querer ponerle esencias, ¿de qué tipo tienen que ser? Me refiero a oleosas o de agua.

    Gracias

    Laia

    ResponderEliminar
  2. Hola carlos!
    Me gustaría saber cómo añadir aroma o color al jabón. ¿qué tipo de esencias? ¿dónde comprarlas? ¿se modifican las cualidades del preparado o la forma de preparacion?
    Muchas gracias
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana: El jabón se puede personalizar según el gusto de cada uno o incluso de las propiedades que queramos que tenga... El momento de añadirle las hierbas, colorantes, aromatizantes, aceites esenciales o lo que deseemos añadirle, es cuando ya está a punto para ponerlo en los moldes. Se le añade lo que queramos, se remueve un poco y se vierte en los moldes sin más.
      como digo, se puede poner jugo de aloe vera, hierbas como la salvia, tomillo, romero o flores de caléndula... aceites esenciales como el de lavanda, pino..., propóleo, limón...
      Respecto a dónde conseguir estas sustancias... Como comprenderás, no hay reglas fijas: puedes conseguir hierbas de tus macetas o del campo, aceites esenciales de una herboristería o una droguería que trabaje ese tema, hierbas secas de la herboristería o incluso de algunas farmacias... Ya depende del país y zona donde vivas. En algunos lugares hay supermercados donde puedes encontrar casi de todo... en otros sitios no....
      Es cuestión de ir probando con distintas sustancias hasta lograr el aroma y/o propiedades que desees.
      Un saludo

      Eliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.