lunes, 10 de agosto de 2009

Arreglar juguete musical. Reparación Juguete infantil

REPARACIÓN DE JUGUETE MUSICAL



Aquí os presento el juguete favorito de mi hijo: tiene varias páginas que hacen un sonido característico –de paso de página- y cada tecla puede tocar una melodía distinta o bien, nombrar el objeto, dice la letra inicial o el número de la tecla. Aparte de ser entretenido para él, es muy instructivo… Pero tras soportar varios golpes, con el definitivo dejó de funcionar. Vamos a tratar de repararlo ¡No tenemos nada que perder!



Por supuesto, lo primero es comprobar que las pilas están en buen uso y que los contactos de las mismas no están oxidados.


A veces ocurre que por apurar las pilas un poco más de la cuenta, se sulfatan y oxidan los contactos, con lo que la electricidad no se transmite bien. En este caso, suele bastar con raspar con una cuchilla o bien lijar las zonas de contacto para dejar el metal limpio. Este no es el caso.




Examinándolo por detrás, vemos que tiene tornillos cerca del borde. Los retiramos con un destornillador de precisión adecuado y ya tenemos el juguete abierto.




Vemos claramente que un cable está suelto. La cosa es encontrar dónde estaba soldado. También vemos que el interruptor de encendido está bailando dentro.

Como ese fallo si lo llevaba acarreando desde hace algún tiempo, he pensado que una cosa puede haber llevado a la otra: que al estar suelto el interruptor, se haya roto el cable.




Efectivamente, vemos que el interruptor tiene tres patillas. Los cables negros van soldados a una. Un cable rojo a la segunda y en la tercera, vemos con la lupa que están los restos de la soldadura de un cable inexistente. Probamos a encender el juguete y tocar el cable suelto en esa patilla. Vemos que al accionar el botón, el juguete suena perfectamente.


Así que hemos localizado el problema y visto la solución: debemos pelar y estañar el extremo del cable suelto, como lo explico en el post correspondiente, y tras aplicar un poco de flux a la patilla, y con ayuda de la lupa (es casi microscópico), y el soldador con la punta más fina, logramos soldarlo.




Colocamos el interruptor en su sitio. Vemos que se ha roto una de las dos pestañas que fijaban el interruptor, de hecho ése es el motivo más probable de la avería. Así que con un poco de pegamento termo fusible, fijamos en varios puntos el interruptor en su posición.



Cerramos el juguete, colocamos todos los tornillos sin apretar del todo y finalmente, les damos a todos un ligero apriete, lo suficiente para que quede bien cerrado pero sin pasarlos de rosca, ya que son pequeños y van atornillados en plástico.


Y ya tenemos listo el juguete ¡Qué contento se pondrá el niño…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.