martes, 11 de agosto de 2009

Criar pollo de vencejo 2: El adiós. El vuelo del vencejo

Y EL VENCEJO VOLÓ



Bueno, amig@s, hoy es un día alegre y triste, pues he dejado que el vencejo se vaya.

Los que no estéis al tanto, podéis ver el post en el que recogí el pollo y empecé a cuidarlo.

Os voy a explicar un poco el proceso: al principio, le busqué lo primero que pillé para acomodarlo en casa, y fue una tapa de plástico de una caja de piezas de juguete de mi hijo.




No obstante, pronto me di cuenta que necesitaba algo un poco más amplio y con el borde más bajo. Así que le facilité una bandeja amplia de las que se suelen usar en cocina. Le pusimos una hoja de periódico en el fondo para facilitar la limpieza y como “nido” mi mujer le hizo una caseta doblando una caja de cartón de una caja de galletas por dos sitios, de modo que tenía techo y dos paredes. Así es muy fácil retirarla para acceder al bicho y éste se encontraba más cómodo al tener un sitio bajo el que cobijarse. Justo bajo la caja le pusimos un trapito y parece que lo agradeció desde el primer momento.



Hubo una temporada en que dejó de comer. Supongo que se debía a que se notaba preparado para volar. No quisimos forzarlo a comer, pero sí que tuvimos que darle a la fuerza al menos una vez al día. Lo suyo hubiera sido soltarlo… pero se le habían caído casi todas las plumas principales de un ala, de hecho sólo le quedaba la pluma larga más externa y así era imposible que pudiese volar. Evidentemente, el pájaro no era consciente de ello, pero lo cierto es que poco a poco volvió a recuperar el apetito. Su alimentación consistió casi todo el tiempo en carne picada de cerdo con un poco de cáscara de huevo molida. No obstante, cuando le hemos cazado alguna mosca, parecía gustarle mucho.




Aunque lo de las plumas perdidas ha sido una pequeña tragedia porque nos ha obligado a convivir casi un mes más con él y eso a supuesto reforzar los lazos… Ya era casi como uno de la familia. En la foto vemos como empiezan a desarrollarse los cañones de las plumas nuevas.




De hecho, íbamos a echarlo a volar el pasado domingo todos juntos: mi mujer, mi hijo, los perrillos… y parece que el bicho lo intuyó o algo así, pues hasta ahora se había limitado a hacer vuelos rasantes por el suelo, apenas se elevaba medio palmo… y ese día justamente levantó el vuelo y estuvo a punto de salir volando por sus propios medios, pues una vez no salió porque coincidió que la persiana estaba echada y la otra porque voló hacia un espejo en vez de hacia la puerta de la terraza que estaba justo al lado…

Pero justamente ese día, hacía un fresco inusual por la mañana temprano y cuando eso sucede, al menos en Málaga y en verano, suele levantarse a media mañana el temido viento de terral: muy seco y caluroso –os recuerdo que justamente lo encontré en el suelo en un día de terral-.

Asi que decidimos posponer la suelta del pollo. Además, y esto era lo más extraño, no se veía ni un solo vencejo volando.

Normalmente se ven cientos volando y chillando por todas partes a primera hora de la mañana y última de la tarde. Ese día no vimos ni uno… Lo cierto es que no hizo terral, pero estábamos confusos por el hecho de no ver ningún vencejo y en cualquier caso, queríamos soltarlo por la mañana temprano para que pudiese tener tiempo de ir con otros vencejos y buscarse un lugar adecuado para descansar.


Ayer al atardecer ya vimos más vencejos y decidimos que era el momento de echarlo a volar, pues era evidente que el pájaro estaba preparado a pesar de no tener completamente desarrolladas las plumas perdidas. Y también veíamos que era un sufrimiento innecesario para él estar encerrado en vez de volar libremente con sus congéneres.


Así que esta mañana lo he soltado bien temprano. Lo llevé hasta el lugar donde lo encontré en una caja para evitar estresarlo y que no echara a volar antes de tiempo y se estrellara con una pared.


Lo puse sobre mi mano y esta vez se lanzó decidido a volar. En unos instantes, mucho más rápido de lo que hubiese imaginado, había volado por encima de un edificio de al menos 10 plantas. Pasó por detrás y no volví a verlo…


Siempre queda la duda de si le irá bien, si logrará alimentarse y convivir con los demás vencejos. Pero nosotros hemos puesto todo de nuestra parte para que el animalito sobreviva y deseamos de todo corazón que le vaya bien.




En el tiempo que ha estado en casa, se ha hecho amigo de mi hijo, de los perrillos, como vemos en la foto y ha sido mucho más que un huésped forzoso. Si no fuese por su propio bienestar y por su necesidad de emigrar a lugares más cálidos en invierno, sin duda nos lo habríamos quedado… Una experiencia única.




El pollo nos ha dejado un pequeño gran vacío con su marcha y al mismo tiempo nos ha llenado… Es algo así como lo que se puede ver en la película “Una pareja de Tres”. Aunque nuestra querida mascota deje de estar con nosotros, perdurará su recuerdo…. Por muchos años.




Vuela, Vuela entrañable pajarillo y que tu vuelo sea para todos un mensaje de alegría, una historia de amor y esperanza.

8 comentarios:

  1. Muy bien hecho, el ave ha recuperado su libertad. Los vencejos son pajaros excepcionales, los mas aereos de todos. Seria un crimen retener a un pajaro en casa si no es por una causa justa (estar lesionado, no poder valerse). La libertad del pajaro es un acto en favor de la naturaleza. felicitaciones por haberlo conseguido recuperar para el vuelo.
    Jose Luis. Murcia

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Eso mismo pienso yo. Mi única pena es que no sé si realmente lo habrá conseguido o no ¡Ojalá hubiera podido monitorizarlo de algún modo para saber si está bien! Desde luego hubiera sido terrible dejarlo en casa más tiempo del debido.
    Son pájaros que han nacido para volar... todo su cuerpo está diseñado para vivir en el aire y si no lo hubiésemos soltado hubiera muerto de tristeza. Quizá el bicho intuía por nuestros cuidados que no pretendíamos retenerlo más de lo debido.. quién sabe.
    En cualquier caso, confío en que su instinto lo haya guiado y ahora esté bien y pueda volar libre junto a los demás vencejos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me parece entrañable.Me alegro lo hayas conseguido.Se vé que tienes buen corazón y te gustan los animales.
    Seguro que lo ha conseguido y ahora está feliz volando que es lo suyo.
    Desde luego que me parece una experiencia única y un ejemplo para todos.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Carmen, yo también estoy muy contento ¡Siempre estaba esperando que se le cayesen las plumas del otro ala y no pudiera soltarlo en todo el verano! Por suerte, ha acabado bien: le han crecido las plumas nuevas, ha conservado las viejas y estaba sano y contento. Seguro que le irá bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Carlos:
    Encontramos un pollo de vencejo la primera semana de julio, lo llevamos a casa y lo alimentamos con carne de cerdo y cáscara de huevo como hiciste tú.

    Teóricamente deberia estar ya casi volando pero se le han caido 4 plumas del mismo ala en poco más de 2 días. Además no tiene esa envergadura que sobresale de la cola ni la forma estilizada que se aprecian en las fotos de otros vencejos.

    Hemos notado que el pollo siempre ha estado muy estresado. Al principio de pasaba toda la noche piando a pesar de haberle dado de comer. Se enfada muchísimo cuando le coges p.e. para limpiarle la caja.
    Después de enfadarse parece quedarse todo humillado y cuesta hasta darle de comer.

    No le veo los cañones de las nuevas plumas, creo, me cuesta un montón tenerle en la mano y que se deje hacer.

    En fin, como supondrás estamos muy preocupados. Queremos darle su libertad lo antes posible y me parece que no va a ser posible en su fecha.

    Gracias por el blog.

    Un abrazo,
    Manuel.

    ResponderEliminar
  6. Hola, AleaciónZ:
    Tu caso es bastante parecido al mío, como podrás observar. Aunque desde luego, nuestro pollo no parecía estresado en absoluto, al contrario, parecía gustarle el contacto con nosotros, aunque lo del ala fue un verdadero chasco que también nos tenía muy preocupados.
    Ciertamente es un poco tarde y emplean bastante tiempo en regenerar las plumas.
    Pero en cualquier caso... no hay otra: esperar y confiar que pueda estar en condiciones de volar a tiempo. ciertamente parece qeu la mayoría de vencejos ya se han ido, pero aún se ven algunos y con un poco de suerte, encontrará algún rezagado.
    De todos modos, pienso que vuelan por instinto y en cuanto lo sueltes sabrá qué camino tomar, aunqeu vaya solo.

    No sé si se podrá estimular la regeneración de las plumas con algún aporte de comida extra... Hace tiempo yo criaba canarios y el huevo duro machacado con un poco de pan rallado era un gran aporte de aminoácidos, muy buenos para el emplume. Lo que no sé es si se le podrá dar al vencejo. Incluso sustituyendo el pan rallado por carne de cerdo picada...También venden en las tiendas de animales aminoácidos en forma de gotas. No creo que haya problema en dárselo y así acelerar el proceso.

    Espero haberte sido de ayuda y muchas gracias por tu comentario. Confío en que nos mantengas al corriente para saber cómo te ha ido y así ir aprendiendo todos un poco más de estas increíbles aves.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Carlos,
    Me ha encantado la historia...
    Yo que andaba buscando como reparar mi ratón USB, he terminado leyendo la historia del vencejo hasta olvidarme de que estaba buscando.
    Yo he criado muchas veces vencejos (entre otras) y aunque a veces no he estado muy seguro de si sobrevivirían he preferido arriesgarme.
    Los vencejos son aves del cielo (nunca mejor dicho), se pasan toda su vida en el, sólo toman "tierra" para hacer su pequeño nido, incubar sus huevos y criar a su prole, el resto de su vida es todo vuelo.
    Seguramente su vencejo voló a África en un bando de otros cientos de miles de vencejos comunes y aunque volvería seguramente a Málaga en 2010 con los suyos, no sería hasta su veraneo del 2011 cuando encontraría a una afortunada pareja con la que dejar su descendencia (osea que usted ya es abuelo ¡seguro! :-D).
    Ellos bebe, se alimentan, copula, recogen material para el nido e incluso duermen (aunque pareza imposible) en vuelo.
    Seguramente no volvería a poner sus cortas patitas sobre nada en 2 años.
    No se le puede privar del vuelo a un vencejo... ellos sólo quieren volar o morir en el intento.
    Por todo lo que hizo y con el corazón que lo hizo, yo le doy las gracias, El seguro se las dará en cada salida del sol.
    Un cordial saludo.
    Kali.

    ResponderEliminar
  8. Holita!
    Aquí vengo de nuevo.He renovado el blog, al intentar ponerle plantillas dinámicas ¡Hallllllllllllllllaaaaaaaaaa,todo desordenaaaaaaaaaado! jejejejej. Mira tu, al final me gustó más con la que ya tenía, aunque las dinámicas son muy muy muy buenas, pero para mis necesidades...bueno, que vengo a poner en los gadged tu etiqueta "vencejo" que además, está vivido en la práctica.

    Un besito

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.