sábado, 1 de agosto de 2009

Como reparar grietas en el techo. Desconchones en techos y paredes

REPARAR GRIETAS EN TECHOS 1: preparación de la superficie



Bueno, amigos, esto le puede pasar a cualquiera: El pintor en su día me pintó toda la casa. Pero como suele suceder –y no lo digo por todos, que también hay muy buenos profesionales- me hizo el trabajo con relativa rapidez y la consecuencia salta a la vista: con el tiempo y las sucesivas capas de pintura, se han formado grietas y burbujas en el techo, consecuencia de no haber dejado la superficie debidamente preparada.


Para colmo, la lámpara de mi salón está totalmente pegada al techo, con lo que es imposible no ver las grietas e irregularidades. El menor desnivel se ve perfectamente. Sobre todo de noche.



Pero para eso somos unos bricoladores de primera y vamos a dejar el techo en perfecto estado.


Yo voy a usar para reparar los desperfectos yeso de pintor. Es un yeso que es muy fino ¡Ni se os ocurra usar yeso normal, tiene muchos granos!


Uso este material porque tiene tres particularidades que lo hacen perfecto: primero: es el mismo material con el que está revestido el techo. En segundo lugar, seca tan deprisa que prácticamente no sufre merma, cosa que ocurre con la mayoría de las masillas en mayor o menor medida. Y en tercer lugar deja un acabado finísimo que ni requiere lija (si lo hacemos bien)


Como desventajas: como seca muy deprisa, debemos preparar muy poca cantidad cada vez. Y hay que aplicarlo deprisa, pues es tocar la superficie y empezar a fraguar. En el próximo post, os hablaré de cómo prepararlo y materiales alternativos.


Para preparar la superficie, necesitamos una luz que esté tan pegada al techo como nos sea posible, pues así veremos cualquier imperfección por pequeña que sea.



Pensemos que una burbuja puede parecer insignificante, pero no se va a quitar y con el tiempo tenderá a agrandarse, con lo que si la quitamos ahora que es pequeña, nos costará menos y nos durará mucho mas tiempo el techo en perfecto estado.




El siguiente paso es abrir las grietas con el filo de una espátula. Yo suelo marcar con la esquina toda la grieta y después profundizo un poco, pues a veces el fallo está más adentro y no serviría de nada retirar un poco de material para luego encontrarnos que al pintar vuelve a aparecer el fallo.




Tras marcar bien la grieta, saco un poco de la pintura de alrededor, procurando no levantar la pintura que esté bien pegada. Mayormente es para eliminar la parte que se ha quedado sobresaliendo. Y, por supuesto, si vemos que alguna zona presenta un trozo de pintura que está suelto, suelo cortarlo con el filo de la espátula (como tratemos de separarlo metiendo la espátula entre la lasca de pintura y el techo, nos traeremos toda la pintura, incluida la que estaba bien adherida).





Con las burbujas, actuaremos de forma similar: atacaremos la burbuja desde el centro, profundizando si vemos que el yeso de debajo estaba muy tierno y vamos saneando eliminando la parte de pintura que sobresale.


Es buena cosa dejar siempre parte de la pintura original porque nos vendrá muy bien como guía a la hora de rellenar los huecos que han quedado.


El techo se nos ha quedado fatal, pero pronto cambiará… No os perdáis los próximos post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.