jueves, 23 de abril de 2009

Cómo pintar paredes difíciles

Cómo pintar paredes



Hace unos días, Mari, una lectora de mi blog, me hizo unas interesantes preguntas acerca de la pintura que quería realizar en su piso comprado recientemente. Esto me ha dado la idea de hacer un post sobre este tema, el cual lo dedico a ella.

En el caso de Mari, estaba retirando un gotelé con el que estaba pintada la casa cuando la compró. También tenía problemas de humedad en una pared y tenía dudas respecto a la imprimación…

Vamos por partes: en primer lugar, debemos examinar detenidamente todas las paredes. En su caso, tenía una manchada de humedad (cuyo tratamiento veremos después), pero podéis encontraros grietas de movimiento, por ejemplo. Sabiendo de primera hora a qué enfrentarnos, podremos abordar el tema correctamente.



Hay masillas especiales para tapar el gotelé. Es cierto también que se precisa cierta práctica o experiencia para aplicarlas. La técnica consiste en lijar con una lija gruesa (preferentemente con lijadora) para quitar los bultos mas salientes. Seguidamente, aplicamos un poco de masilla sobre una llana de plástico o una espátula muy ancha (la espátula normal haría el trabajo interminable y dejaría más imperfecciones) y aplicaríamos de abajo hacia arriba en movimientos semicirculares. Con la primera mano, empezaremos a tapar las irregularidades del gotelé. Con una segunda mano, quedará totalmente tapado y podremos darle uniformidad. Si es preciso, daremos un tercer repaso para evitar que queden zonas hundidas o salientes pronunciados debidos a irregularidades a la hora de aplicar la masilla. Tras una buena lijada, debería de quedar la pared impoluta. Es un trabajo laborioso y, como digo, requiere cierta práctica previa. Por otra parte, en el caso de Mari han decidido retirarlo por completo (imagino que rascando con espátulas). Y como es el caso concreto al que me refiero, vamos a continuar.

Tenemos un problema de humedad en una pared y esto es lo siguiente a tratar. Es cierto que hay pinturas porosas que permiten que la pared transpire. Pero también es cierto que ciertas manchas de humedad persisten y acaban por traspasar la pintura dejando la mancha visible. Es mala cosa que tras un trabajo concienzudo para pintar nuestra casa, al final nos quede una fea mancha. Por ello debemos examinarla.

Es de suponer que la mancha es de condensación. O sea, algún mueble estaba demasiado pegado a la pared y la humedad se ha ido acumulando. Si se trata de la humedad de una fuga de agua de algún vecino o la lluvia, obviamente, lo primero es reparar lo que provoca esa humedad. Seguidamente, procederemos igual que con la mancha de condensación.

Si la mancha de humedad presenta moho, debemos aplicar una esponja con lejía pura. También hay productos que eliminan el moho. Pero normalmente con este proceso, tendremos buenos resultados, pues la lejía matará al moho y quedará impregnando el yeso de la pared.

Seguidamente, daremos una mano de pintura antihumedad, que evitará que la mancha atraviese la pintura. Si la mancha era severa, daremos al menos dos manos en toda la zona afectada y alrededores.

Conviene que las paredes no tengan restos de polvo ni suciedad. Para ello cogeremos un trapo humedecido, lo sujetaremos a una escoba y repasaremos las paredes. No hace falta que sea una limpieza muy exhaustiva. Con dar un par de pasadas, quedará perfecto.

Ahora tenemos que decidir, si vamos a usar una imprimación comercial o una imprimación casera.

Si optamos por la segunda opción, mas económica, podemos empezar por dar una mano de la misma pintura que vayamos a aplicar después, o bien de otra de buena calidad, pero muy diluida, casi aguada. Esto hará que el yeso se fije y al mismo tiempo se cree una primera película de pintura que quedará muy sujeta, actuando como imprimación. Sobre esta imprimación podremos enmasillar.



Con frecuencia, el gotelé se aplica en las paredes para disimular gran cantidad de fallos en éstas. Es más cómodo echar una gruesa capa de gotelé, que con su característico granulado grueso impedirá que se vea cualquier irregularidad. Lo digo porque seguramente estos fallos aparecerán tras retirar el gotelé, aparte de las lógicas imperfecciones creadas por la propia espátula al retirar el gotelé. Así que deberemos enmasillar a fondo.

Podemos usar una espátula bastante ancha, o la llana o plana de plástico que mencioné antes, para aplicar la masilla con rapidez y lo más uniformemente posible.

Tras enmasillar bien todos los desperfectos, daremos una lijada con una lija de grano medio o grueso que eliminará posibles irregularidades. Es buena cosa poner una bombilla pegada a la pared para examinar bien las irregularidades. Si se crean sombras, es que hay salientes o entrantes, que deberemos corregir si no queremos que después aparezcan cuando esté todo pintado definitivamente. Un pequeño foco halógeno resulta muy útil en estos casos.

Una vez lijados los desperfectos, daremos otra mano de pintura diluida. Podemos hacerlo sólo en las zonas enmasilladas. Podemos aplicar primero la pintura diluida con brocha sobre las zonas enmasilladas. A veces, las masillas se reblandecen con la humedad de la primera pintura y la brocha actúa con más delicadeza sobre ellas en esta primera capa que el rodillo. Una vez seca, podemos dar una mano general de pintura diluida con el rodillo.

Si optamos por la imprimación comercial, es el momento de aplicarla.

Un consejo que os doy a la hora de aplicar la pintura con rodillo, es usar cartones, plásticos, lonas… lo que sea para cubrir el suelo. Basta que cubra la zona sobre la que estemos trabajando. Parece más engorrosa esta práctica que limpiar después las manchas… pero lo cierto es que nos ahorraremos tiempo y disgustos, pues las pinturas actuales secan bastante deprisa y tardaremos más si elegimos la segunda opción.



A la hora de pintar, empezaremos siempre recortando, que es como se llama a pintar con una brocha las esquinas, ángulos, bordes de interruptores, marcos de puertas y ventanas, etc. Con el objeto de que después cuando pasemos el rodillo, no tengamos que entretenernos en pintar éstas zonas difíciles con el mismo. El recorte siempre es pesado, pero nos permitirá un trabajo mucho más perfecto. Para el recorte, podemos dar una pintura ligeramente más espesa que para aplicar después el rodillo.

La pintura en sí, también se puede hacer de varias formas: si usamos una pintura normal, lo idóneo es dar varias manos con la pintura algo diluida hasta lograr un tono uniforme. Esto permitirá que la pintura se agarre perfectamente y nos dure muchos años. Si damos una capa gruesa, acabaremos antes, pues no tendremos que esperar el tiempo de secado entre mano y mano, pero quedarán imperfecciones y la pintura no se agarrará igual de bien. Aparte que tarda más en secar y puede llegar a arrastrar y/o arrancar parte de la masilla que hemos dado anteriormente.

Si se trata de una pintura de una sola mano, la aplicaremos siguiendo las instrucciones del fabricante y listo.

MUY IMPORTANTE: guardad siempre pintura de las que os sobre, a poder ser sin diluir en agua (podéis reservarla antes de diluirla), en un envase hermético. Yo suelo usar botellas de refrescos de dos litros, aunque también sirven las de agua. Podemos aplastarlas un poco si no han quedado llenas del todo para que no tenga aire y así nos aguantará muchísimo tiempo en buen estado. Si algún día tenemos que dar algún retoque, no tendremos más que tirar de nuestra pintura de reserva y no tendremos que pintarlo todo o marearnos en buscar una pintura de color parecido.

Un consejo final: un juego de rodillo y brocha puede durarnos muchísimo tiempo. Pero para ello, es preciso que cada vez que terminéis de usarlo, lo lavéis bien. Si no podéis hacerlo en ese preciso momento, metedlo en un cubo con agua y en cuanto podías, lo frotáis bien para que se quede limpio. De lo contrario, la pintura se pegará a los pelos formando bolitas que serán prácticamente permanentes y nos impedirán futuros usos.

Para no extenderme mucho en este post, no hablo sobre las herramientas utilizadas. En un futuro post, os hablaré de rodillos, brochas de recortar, cubas, palos extensibles…etc. Tampoco he querido extenderme sobre la forma de enmasillar, recortar, usar el rodillo, etc. Si os parece interesante, también haré algún post sobre ello. Y no dudéis en hacerme cualquier consulta. Y no olvidéis vestiros adecuadamente para realizar estos trabajos.

Más información:

Terra.es

espanol.answers.yahoo.com
desconchones y grietas en techos y paredes

6 comentarios:

  1. Me viene fenomenal,es tiempo de pintar(ya se sabe cuando llega el buen tiempo...toca)y contigo siempre aprendo algo nuevo.Me gustaria preguntarte cómo hago para trazar una linea que separe dos colores,oscuro debajo y más claro arriba y se vea recto.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo más sencillo es pintar primero la zona de arriba cubriendo ligeramente la zona donde va a cambiar de color. Después tomas el suelo como referencia (si está bien nivelado), y haces señales en la pared a la altura donde quieres que vaya a empezar el color de la parte inferior. Colocas cinta de carrocero o de pintor siguiendo las marcas y pintas la parte de abajo. Luego retiras la cinta y listo.
    De todos modos, ya te lo explicaré con más detalle en otro post.
    Gracias a ti, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Carlos tu blog me parece muy interesante sobre todo por los tips tan faciles que nos das, bueno en realidad yo entré aquí por las casualidades que tiene el google y que de forma desesperada busco desde hace 5 días largos con sus tristes noches con afán de dar con un final feliz, te hablo de un problema que surgió por aquí, acabo ya con tanto misterio, el caso es que un día lucubrando que hacer estás vacaciones por un intento de hacer algo productivo se nos ocurrió la genial idea de quitar el gotelé de una de las habitaciones, el trabajo fe arduo, intenso y muy caluroso una vez conseguido dicho fin saltamos en un pie por puro cansancio al día siguiente procedemos a pintar ( pintura plástica con tinte azul) ansiosos mirabamos perplejos de que el resultado no era el que esperabamos al día siguiente fuimos a pedir socorro a Leroy el mago y nos dijeron que con bote de imprimación la cosa cambiaría, ilusionamos le dimos ardorosamente dejamos secar sus 3 horas dicho por el fabricante y le volvimos a dar una mano de pintura ( de la de antes) nos hartamos de esperar cruzando los dedos porque se nos olvido rezar y el resultado era el mismo, el matiz azul se aclaraba en las uniones del rodillo y al ver que no es un efecto deseado paramos y fuimos a ver al mago por segunda vez y esta vez decidimos que la culpa es del tinte que estropeo la pintura y compramos cual pijitos un bote de bruger de azul natural (38 euritos nada más) y el jefe pintor está ahora en su triste afán de conseguirlo pero desilusionada vengo porque el efecto aunque disimulado es el mismo y mi pregunta es ¿¿Cúal fue el error??. Si puedes ayudarme te lo agradecería infinitamente porque pienso quitar gotelé de toda la casa poco a poco y de esta manera aunque quedara bien me saldria por un pastón, ójala que puedas resolver el enigma, ten en cuenta que somos novatos. Ah perdona por como lo cúento (escribo) pero es que de otra manera no me sale, un saludo agradecido.

    ResponderEliminar
  4. Hola, filacteria. Ante todo, gracias por leer mi blog. Me alegra que te guste.
    Vamos al grano: la verdad es que me faltan muchos datos: no sé cómo quitásteis el gotelé, ni tampoco precisas mucho a qué te refieres con lo del "resultado no deseado". Imagino que será que el color no queda uniforme. Debido a la falta de datos, no sé si podré precisar mucho la respuesta. Si no te convence lo que te voy a decir, pues me escribes otro comentario precisando un poco más.
    A veces cuando se lija una pared, si no se profundiza lo suficiente, la superficie queda como plastificada, impermeable. Si el resto ha quedado más o menos lijado, y no habéis dado suficiente imprimación (a veces basta con una o varias manos de pintura blanca diluida), sucede que la pared es más porosa por unos sitios que por otros. Si se nota con la pintura blanca, imagínate con la de color: por los sitios más porosos chupará más pintura y cogerá más color.
    Yo os sugiero que os lo toméis con calma. No es una guerra que hay que ganar en un día. Pintar es muy pesado y más si se hace con prisas. Tomáoslo con calma, lijad uniformemente, dejadlo todo lo más parejo posible y aseguráos de que la pared sea exactamente igual de absorbente por todos los sitios dando varias capas de imprimación.
    A mí también me ocurrió una vez algo parecido pintando un techo de escayola: en los sitios enmasillados la pintura parecía no coger porque absorbía muy poca pintura y alrededor sí, con lo que tuve que dar unas cuantas manos.
    Os sugiero que hagáis la prueba en un trozo, a ver cuántas manos de imprimación requiere.
    y, por supuesto, si no habéis elegido una pintura de las que cubren con una sola mano, deberéis dar como mínimo dos manos para lograr un tono uniforme.
    Espero haberos sido de ayuda.

    ResponderEliminar
  5. Bueno gracias ante todo, el proceso fue le siguiente, quitamos el gotelé con rodillo y agua y una llana de acero con mucho cuidado, por suerte el estado de la pared era muy bueno y emplastecemos los agujeros por los taladros de algunos cuadros que ahora serán cambiados de posición, continuando con el proceso lijamos con una lija fina y limpiamos la pared para quitar el polvo y fue ahí donde empezamos a pintar con pintura plástica d bote grande creo recordar que son 15 litros y hechamos el tinte azul, no quedo mal el tono pero cuando empezamos a pintar los rodillazos no eran uniformes y a eso me refería con el efecto no deseado, nos dijeron de darle imprimación y le dimos una mano a toda la habitación encima de la pintura y dejamos secar su respectivo tiempo y posteriormente pintamos con la misma mezcla de pintura que comenté antes y seguía quedando no uniforme, pedimos ayuda otra vez y nos dijeron que quizás sea el tinte entonces decidimos comprar directamente el bote de bruger de color azul natural y te diré que ahora sí queda bien peroooo..... el techo como no va de azul va en blanco hemos pintado con una pintura blanca plástica normalita y vuelve a pasar lo mismo pero esta vez sólo en el techo, el tema es el misterio de esto, ya sabes que somos unos novatos novicios, leyendote saco la conclusión de que tal vez sea que la pared en cuestión necesite más imprimación, no sé, pero bueno, me conformo como está aunque el techo sea un cuadro de miró en blanco. Esos son todos los pasos que dimos para tamaña obra. De todos modos muchísimas gracias por la ayuda. Un saludito.

    ResponderEliminar
  6. De nada, es un placer poder ayudaros.
    Ahora sí está el asunto más claro. Puede que el problema sea realmente del tinte. De todos modos, si no queréis desperdiciar toda la pintura, Te recomiendo que pruebes en un trozo de pared a dar dos manos de imprimación, respetando el tiempo de secado, y después dos manos de pintura. Si no te queda bien así, realmente es que el tinte no le ha venido bien a la pintura. Ahora mismo no se me ocurre qué otra cosa puede haber sucedido, pero si doy con algo, te lo diré.
    Respecto al techo, eso sí está más claro que el agua, es exactamente lo mismo que me pasó a mí con el techo de escayola que te dije en la anterior respuesta: parece que la pintura no cubre por algunos sitios. En este caso sí que puedes arreglarlo con imprimación. si es preciso, dadle un par de manos. y, por supuesto, no esperéis que quede perfecto con una mano de pintura. hay pinturas que son especialmente difíciles para cubrir y hay que insistir una y otra vez ¡Menos mal que se inventaron los rodillos! Je, je, je.
    Bueno, pues intentadlo así y ya me contaréis cómo ha salido. Seguro que os queda la casa estupenda.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.