viernes, 4 de febrero de 2022

Cómo poner trampas para ratones, Consejos para coger ratas y ratones, Aumentar la eficacia de trampas para roedores

Trampa para roedores. Consejos y sugerencias


 

Amigos: Esta entrada va a ser un poco diferente a lo que estamos acostumbrados. Veréis… Hace unos días me pareció ver en el almacén un ratón diminuto. De hecho, al principio creí era una cucaracha, hasta que vi que tenía rabo.

En mi caso, por fortuna, no son frecuentes las visitas de roedores. Puede decirse que aparece alguna rata o ratón cada diez o quince años. De hecho, no encontraba las trampas que guardaba para el caso de necesitarlas.

Por otra parte, los roedores no me causan daño y, aunque comprendo son una plaga y hay que quitarlos de nuestro entorno doméstico, me resultan simpáticos. De hecho, he tenido alguno doméstico. No me apetecía usar una trampa que los matase o hiriese.

Tras ver muchos vídeos, vi una trampa hecha con malla de alambre. Pero no tenía este material ni quería gastar dinero. Mi norma es: usa lo que tienes y recicla.

Así que me puse a hacer la trampa con unos listones de madera que tenía y me puse a improvisar. El resultado ha sido una trampa económica, efectiva y duradera. No me convencen esas trampas hechas con botellas de plástico…

He publicado un vídeo en Youtube donde explico cómo fabriqué la trampa… El objetivo de esta entrada en el blogg es daros algunos consejos para que la trampa sea de la máxima eficacia. Son cosas de sentido común, pero si no lo hacéis así, la trampa no será tan efectiva o incluso totalmente ineficaz.

Tengo que excusarme por el vídeo… No me gusta abusar de la cámara rápida y en este caso, casi todo el vídeo está a doble o triple velocidad. Lo he hecho así para evitar alargarlo demasiado y que pudieseis ver todo el proceso sin tener que hacer el vídeo en dos o tres partes. No obstante, si tenéis cualquier duda, puede hacer otro vídeo o explicarlo. No dudéis en comentar.

No expliqué, eso sí, a la hora de hacer el pestillo el motivo por el que debíais dejar holgura en la tapa. Es por si entra una rata grande y le sobresale la cola, que la tapa pueda cerrarse lo suficiente como para trabar el pestillo.

Si pensáis en capturar ratas, también podéis darle mayor longitud o hacerla más pequeña sí sólo tenéis ratones.

No lo he comentado, pero al extremo inferior del alambre del disparador, le di forma de L para hacerlo más sensible que si lo dejamos recto.

 

Consejos para su correcta utilización:

-Colocad la trampa en un rincón, pegada a la pared y con una tabla que la deje semi oculta. Si la dejáis en mitad de una habitación, el ratón o rata estará más receloso, puede subir por detrás y hacer saltar el mecanismo desde fuera.

-Respecto a eso: si el bicho huele el cebo a través el orificio que hicimos para el disparador… Posiblemente quiera investigar e incluso entrar por ahí. Yo lo tapé con un poco de plástico y puse cinta de embalaje. Resta algo de sensibilidad, pero nos evita disgustos. Además si el ratón es muy pequeño, puede salir por ese orificio cuando esté atrapado. Así nos curamos en salud.

-El cebo… nada de cacahuetes o pan tostado… En mi caso, lo que realmente funciona es el chorizo. Huele mucho, no se pudre y los vuelve locos. Al ser un cebo blando, conviene atarlo con hilo al alambre disparador.

-Que no roce con la base de la ratonera para que tenga plena movilidad. Así no se lo llevarán a la primera y les obligará a insistir hasta hacer saltar el disparador.

-Si ponemos unos pequeños trozos en la entrada de la trampa, los tentaremos y caerán más rápido.

-Al colocar el cebo… no tocadlo hasta tener la trampa abierta y dispuesta. Una vez puesto el cebo, lavaros las manos. Cerrad la trampa y colocadla en su sitio. El motivo: si tocamos el cebo y después tocamos toda la trampa… el ratón irá siguiendo el olor por todas partes. Lo que nos interesa es que vaya directo a la puerta. Si en el disparador no nota olor a cebo, sino nuestro propio olor u olor a jabón, seguramente irán directos a la puerta, que por donde sale el olorcillo apetitoso.

-Por supuesto, Antes de tocar la trampa, lavaros las manos, a ser posible con un jabón que no tenga demasiado olor. Los ratones tienen un olfato finísimo y recelarán si notan demasiado olor humano.

-Resistid la tentación de tocar la trampa… Es normal que no entren el primer e incluso el segundo día. Si la tocáis o movéis, recelarán más. Por suerte… se ve muy bien si han caído por la posición de la tapa.

 

viernes, 14 de enero de 2022

Instalación de cerradura en baúl de moto

 

Restaurar baúl. Parte I: Instalar cerradura. 

 

Amigos:

Hace algún tiempo me encontré tirado en la calle un baúl de moto. 

 

Lo guardé esperando el momento de su restauración, ya que estaba bastante quemado por el sol y le faltaba la cerradura…

 

Pero hace unos días vi una cerradura tipo buzón muy barata y no me pude resistir. El momento de restaurar el baúl, había llegado por fin. Además, es un baúl de 28litros. Algo más grande que el que uso actualmente, de 25litros, pero sigue siendo compacto.

 

Como es lógico, tengo que restaurar todo el baúl, pero lo primero es la cerradura. De poco sirve que quede perfecto por fuera, si no tiene cierre y tengo que dejarlo vacío cada vez que aparque la moto.

 

Examinando el baúl, vemos que queda aún un trozo de cerradura en el hueco. 

 

 

Probando varias formas, descubrí que empujando hacia el exterior con un destornillador plano, salía fácilmente. 

 

Terminé de sacar la pieza tirando con los dedos y ya quedó listo para probar la nueva cerradura…

 

 

Entrar, entraba perfecto, como un guante. Pero había un par de problemas: 


la cerradura venía corta. 

 

Eso implicaba que debía ver la forma de fijar la cerradura en el hueco, ya que no podía atornillarla con la tuerca que venía con ella. 

 

Además, el cuadradillo no asomaba, con lo que tampoco se podía fijar el pestillo, al chocar con los bordes de plástico donde introduje la cerradura. 

 

El segundo problema era que al ser una cerradura para buzón, tenía un pestillo simple. 

 

El baúl necesita un pestillo doble, que por un lado trabe la tapa del baúl y por el lado opuesto bloquee el botón de extracción del baúl de su base.

 

Tras dar muchas vueltas… opté por aserrar parte del cilindro donde se aloja la cerradura, para que quedase parte de la rosca de ésta libre y poder fijarla con su tuerca. 

Como el baúl no me costó nada, tampoco perdía nada si lo estropeaba. 

Obviamente, si queréis cambiar la cerradura a vuestro baúl, comprad una del tamaño adecuado. 

En mi caso, ya os digo, fue un impulso y ni tomé medidas previas antes de la compra. 

 

Lo cierto es que cortando con una segueta de metal lo que sobraba y repasando el corte con una cuchilla y un formón para emparejar, logré no sólo poder atornillar la tuerca dejando la cerradura bien fijada, sino que el cuadradillo donde se acopla y atornilla el pestillo, también sobresaliese; haciéndolo funcional.

 

Llegados a este punto, tocaba fabricar el pestillo doble. Ya es complicado hacer un pestillo sencillo… ¿Cómo hacer uno doble?. Pues muy fácil… Haciendo un pestillo simple a modo de plantilla, con un material fácil de trabajar. Así, una vez fabricado, podemos pasar las dimensiones al material definitivo y ya tenemos hecho la mitad del trabajo.

 

 Así que usé una chapa blanda de las usadas para fijar cables eléctricos y coaxiales a la pared, 

 

 

 

 

la enderecé y agrandé uno de los orificios centrales para que entrase en el cuadradillo, mitad midiendo y mitad a ojo. 

 

Fui recortando, limando y probando hasta que vi que entraba bien en la zona que tiene que trabar el cierre de la tapa del baúl. Cuando vi que entraba bien, la doblé un poco hasta eliminar holguras.

 

Llegados a este punto, era hora de buscar un material más resistente para pasar esta plantilla a él y comenzar a hacer el pestillo definitivo. 

 

Encontré una vieja bisagra de hierro. 

 Bastó cortarle el resalte donde se introduce el pasador para tener una chapa rectangular.


Agrandé con una lima pequeña de sección cuadrada el orificio central hasta que encajase en el cuadradillo de la cerradura 

 

y sólo tuve que colocar el pestillo-plantilla sobre esta pieza para marcar y cortar a la medida.

Iba a hacer lo mismo con la otra parte del pestillo, la que bloquea el pulsador de desmontaje del baúl de su soporte en la moto, pero vi que ya podía trabajar directamente sobre esa pieza, ya que era solo ir marcando lo que sobraba e ir limándolo.

 


 

Tuve que montar y desmontar el pestillo un montón de veces para hacer retoques con la lima, pero finalmente, conseguí que el pestillo girase bien, encajase en ambos extremos y la llave se pudiese sacar.

 

Añadí una arandela Grower sobre la arandela original que va en el tornillo que fija el pestillo al cuadradillo para lograr que no se aflojara con el uso y para darle un poco menos de recorrido de entrada al tornillo, ya que al ser el pestillo original algo más grueso, si se apretaba a tope dejaba la cerradura muy dura y apenas se podía girar la llave. Con la adición de dicha arandela, logré ambos propósitos.

 

 

La cerradura va perfecta. La pestaña queda totalmente fija en su sitio, sin holguras. La llave gira sin demasiado roce... Perfecto.

Un par de apreciaciones:

Si tenéis la cerradura original, id con ella a la ferretería para conseguir una lo más parecida posible. Con un poco de suerte, hasta os servirá el pestillo y será montarla sin mayor problema.

Si vuestro problema es haber perdido la llave, podéis desmontar la cerradura, llevarla un sitio donde hagan copias de llaves y pedid que os saquen una llave para esa cerradura. Os costará prácticamente como hacer una copia de la llave, y tendréis el baúl funcional por muy poco dinero.

Yo, al no tener la cerradura original y no haber medido ni llevado el baúl a un sitio especializado, me tocó trabajar. Eso sí, estoy muy satisfecho con el resultado y no me podría haber costado menos dinero. Y la satisfacción de haberlo hecho yo mismo, no tiene precio. Es la mejor recompensa.

 

En otras entradas os mostraré cómo rejuvenecer el baúl por fuera. Sobre todo, la tapa, que es la que más ha sufrido por el sol.

Espero os sirva.

Un abrazo

 

 

 

.

viernes, 3 de diciembre de 2021

Botón de encendido de lavadora hundido, Reparar botón de lavadora, arreglar lavadora, botón de lavadora roto

Lavadora con botón de encendido roto. 

 

Amig@s: Ya os he mostrado alguna reparación de lavadoras. 

 

En esta ocasión, se trata de la lavadora de un familiar. Han apretado el botón de encendido con demasiada fuerza y ha quedado hundido y bailando dentro del agujero. 

 

Antes que nada, decir que la solución mejor sería cambiar toda la botonera. 

Peeeeero, se trata de una lavadora con algunos años y de marca blanca. Por lo que, por una parte, nos va a ser complicado encontrar la pieza. En segundo lugar si avisamos a un técnico que nos busque e instale una pieza compatible… Entre la pieza, la mano de obra y el desplazamiento, no nos trae a cuenta reparar esta lavadora. Que, sin embargo, funciona perfectamente –o lo hacía antes que rompieran el botón-.

 

Comenzamos tratando de acceder a la botonera por la parte interna, que es lo que tiene el daño.

 

Para eso, se suele comenzar desmontando la tapa superior. A veces, trae tornillos por todo el contorno. En mi caso, sólo tenía dos tornillos en la parte trasera disimulados entre unos refuerzos de plástico. Por cierto… todos los tornillos que vamos a retirar son tipo Torx. Así que id preparados.

 

Tras retirar estos dos tornillos se levanta la parte trasera de la tapa y se desengancha de la parte delantera, a la que va fijada con unas pestañas. Levantar de atrás y desplazar hacia atrás toda la tapa… Queda libre.

 

Ya vemos la botonera. O mejor dicho, hay un circuito integrado que la recubre y una tapa sobre éste. 

 

Lo primero que he hecho, ya que se veía poca capacidad de maniobrar con todo montado en la lavadora, es retirar los dos conectores con los cables más cortos del circuito integrado. 

Sacad una foto para no confundiros en el posterior montaje. 

 

También hay un haz de cables que simplemente van metidos tras un asa de plástico. Basta sacarlos para tener más comodidad de manipulación.

 

Tras eso, podemos extraer el frontal. 

Yo he retirado el cajón del detergente. A veces va con algún tornillo. En mi caso, bastó tirar y salió enseguida.

 

Tenemos una serie de tornillos en el borde superior y otro tras la cajonera que hemos retirado. Se quitan y queda todo el frontal libre.

 

Ahora sí tenemos juego para desmontar el circuito integrado de la botonera. Son unas pestañas que se van levantando con cuidado con un destornillador plano pequeño hasta dejar el circuito libre. 

 

 

Ojo… no cambiéis de posición los botones o sus conexiones del circuito. Yo les saqué una foto para dejarlo igual a la hora del montaje.

 

Y ya tenemos el plástico delantero libre. La botonera.

 

 

Si nos fijamos… El sistema es bastante deplorable. Los botones van rodeados de unos semi aros de plástico. Los cuales van unidos por un lado al botón y por otro al soporte. O sea… 

 

Como presionemos un poco de más, el circuito integrado cede un poco y se romplen estos semi-aros, que hacen la función de mantener el botón en su sitio y de resorte para que vuelvan a su posición tras el pulsado.

Llegados a este punto, debo decir que la solución que encontré, fuera de casa y con medios y tiempo limitados, fue quizá la menos adecuada o definitiva. Os explico:

 

Corté dos trocitos de cinta aislante y los pegué rodeando la base del botón manteniendo cierta tensión. Añadí otros trozos de cinta más largos cubriendo los anteriores. Y Finalmente puse otros dos cruzados. El objeto era que la cinta supliera la función de los semi-aros.

 

Y, la verdad es que funcionó. Volví a montar en el orden inverso al desmontaje y la lavadora va perfecta. 

Aunque… si vuelven a presionar con demasiada fuerza, es posible que se despegue la cinta aislante y el botón quede nuevamente descolocado.

 

Así que una reparación alternativa sería poner unas tiras de goma de calidad. Como la de cámara de neumáticos. Colocada en tensión y fijada con un pegamento adecuado, o bien fijadas al soporte de los mismos botones. Pienso sería una solución más definitiva.

 

En cualquier caso, pese a lo precario de la reparación. El botón tiene un recorrido mínimo, por lo que no fuerza para nada la cinta aislante. Y si se trata como es debido, debería funcionar bastante tiempo. Si volviese a fallar… en diez o quince minutos, se vuelve a reparar. 

 

Yo, ni siquiera pensaba que lograse tener éxito en la reparación. De lo contrario, habría hecho más fotos o vídeos para mostrar mejor todo el proceso. Al menos espero os valgan mis explicaciones.

 

Ha sido una reparación sorprendentemente rápida y efectiva. Como no he visto ningún video ni blog que trate esta reparación, quería compartirla con vosotros por si os sirve.